DESTACAMOS >>> 
  • El PIEB inició un recorrido por su historia que en breve habrá cobrado 20 años, e invita a participar de él a través de la ventana especial en el lateral derecho del portal.
  • El PIEB inició un recorrido por su historia que en breve habrá cobrado 20 años, e invita a participar de él a través de la ventana especial en el lateral derecho del portal.
 
MÁS NOTICIAS
 /   
“La noche es joven” explora los espacios públicos de La Paz convertidos en territorios juveniles
Periódico Digital PIEB • 06-10-2006 En abril de 2003 un diario paceño publicó un subeditorial titulado “Bar abierto en la Avaroa”. Y en tono de denuncia decía que “centenares de jóvenes y adolescentes se reúnen todos los fines de semana en la Plaza Eduardo Avaroa (…), la mayoría tiene la única intención de encontrar bebidas alcohólicas y amigos. (…) Esta problemática, aunque parezca que se puede solucionar con mano dura y un par de batidas semanales, merece una reflexión más profunda”.

A eso precisamente se dedicó entre 2004 y 2005 el equipo de investigación conformado por Alejandro Barrientos, Maya Benavides y Mariana Serrano. Con el apoyo del programa de Investigación Estratégica en Bolivia (PIEB) estos jóvenes estudiaron el fenómeno y su trabajo se traduce hoy en la publicación La noche es joven. Territorios juveniles en el centro paceño, editada bajo el sello Libros de Bolsillo del PIEB, en plena circulación.

A lo largo de sus 92 páginas, el título muestra cómo la apropiación de calles y plazas en la ciudad de La Paz, tiene implicancias que van más allá de la trasgresión del espacio público.

El ocio como objeto de investigación
Para esta mirada, los investigadores rescatan el ocio como una arista más para aproximarse a la vida juvenil, bajo el supuesto de que durante las noches, en las calles y plazas de La Paz se van configurando valores y formas de vivir la ciudad.

“La calle se presenta como escenario de las estrategias y alternativas juveniles que rechazan la industrialización del ocio, que imponen el caos viviendo lo privado en lo público y que crean la dicotomía entre privado-represión/público-libertad. En definitiva, la calle expresa la importancia social del espacio público en la vida juvenil paceña”, sostiene la investigación.

Esto estaría mediado por al menos cuatro motivaciones que hacen que las colectividades juveniles se apropien del espacio público durante las noches. El factor económico suele ser una fuerte razón para incursionar en calles y plazas, considerando que en oposición al sitio público, un bar, una discoteca o cualquier otro lugar siempre implica un gasto mayor, aún más, dependiendo de la zona y el estilo del local. De modo que reunirse con los amigos en una plaza se convierte en una estrategia para superar este obstáculo financiero, como lo es la adquisición de tragos callejeros (“cafesol”, “básico”, etc.).

Es importante señalar que en algunas colectividades juveniles, más vinculadas a los sectores de elite, este factor económico no parece ser una razón para apropiarse de espacios públicos. Es más, ellos aprovechan esas apropiaciones para dejar ver su capital económico, “mostrando autos deportivos y lujosas vagonetas en las calles, las cuales de hecho funcionan como símbolos de ostentación, lo mismo que el embriagarse con whisky en vías públicas”; lo que reafirma que estas razones de apropiación no siempre son compartidas por todos los jóvenes noctámbulos.

Otra motivación revela un carácter político no formal, ni institucionalizado, que tiene que ver con las transgresiones manifiestas en prácticas como el graffitis y “pintarrajeadas” de las paredes. Esto, asegura Barrientos, deja ver que las calles, los parques, plazas y otros espacios públicos son lugares en los cuales los jóvenes encuentran cierta libertad de acción, a diferencia de escenarios como el colegio, la universidad o la misma casa.

Otra razón extractada del estudio tiene que ver más con una forma de vida que se opone a lo comercial, sistémico y a la forma actual del mercado, donde se cuestiona la industria del ocio nocturno que apunta con especial interés a la población juvenil. “Permanecer en la calle, bebiendo alcohol, y renunciando al comercio formal y la industria del ocio funciona como transgresiones, una reivindicación más allá de los márgenes, desde la periferia. Y en este sentido, se tratan de prácticas de automarginación y exclusión voluntaria, un rechazo a lo oficial”.

La cuarta razón se relaciona con la construcción de identidades y procesos de afirmación de redes sociales. Es decir, los espacios públicos vendrían a ser lugares de socialización, donde se amplían los vínculos sociales.

Un mapa imaginario
La noche es joven logra mostrar el mapa imaginario en el que se desenvuelven los jóvenes en el centro paceño: desde la plaza Isabel la Católica, la plaza Avaroa, el Atrio de la UMSA, la plaza del Estudiante hasta la Pérez Velasco, incluyendo las avenidas 6 de agosto, 20 de Octubre, Mariscal Santa Cruz y el Prado, además del conjunto de calles adyacentes.

Allí, las fronteras son siempre flexibles así que para otros el límite se extenderá hacia la plaza Egüino y las calles que la rodean. Más allá ya corresponde a otro espacio, nuevas fronteras van emergiendo de esas delimitaciones. Por ejemplo, “entre los jóvenes que asisten a la plaza Avaroa y el Atrio estas fronteras impiden un cruce del Centro”. En tanto que otros van incorporando a sus itinerarios, locales ubicados mucho más allá: la Ceja de El Alto y Villa Dolores, sobre todo los metaleros y punk.

Por otra parte, la Zona Sur corresponde a un espacio negado para estos grupos. Y es que los jóvenes “tienen sus fronteras establecidas por identidad y con ellas la ciudad es vivida de modo diferente”, explica el investigador en el artículo “Jóvenes y territorios urbanos: la noche en el centro paceño”, publicado en el número de agosto de la revista en ciencias sociales EcuadorDebate, que se edita en Quito, Ecuador.

En él reproduce el testimonio de un joven noctámbulo, cuyos lugares de acción están restringidos a la zona Sur y la plaza Avaroa, que expresa lo que serían “construcciones fantasmales” del centro urbano de La Paz: “Uuuuh, no, el Atrio es puro maleantes”.

Estos son los desencuentros. Las fronteras, también sociales, que van delimitando el centro y a la gente que asiste a él durante las noches. “Estos desencuentros permiten notar las diferencias al interior de la colectividad juvenil que se apropia de las calles y plazas del centro paceño. Son los parámetros para medir lo nuestro y lo ajeno como formas territoriales”, plantea la investigación.

© Los artículos difundidos por el Periódico Digital PIEB
pueden ser reproducidos total o parcialmente, citando la fuente.




 
EN PORTADA
Seguridad alimentaria •  Bolivia redujo la desnutrición y tiene entorno propicio contra el hambre
Economía  •  La industrialización en el país es aún una asignatura pendiente, dice experto
Investigación  •  María Eugenia Choque: “El PIEB ha visibilizado la temática de género”
Ciencia  •  La Academia Nacional de Ciencias de Bolivia celebra 54 años de aporte científico al país
Economía  •  Investigador: Brasil se encuentra en un proceso de desindustrialización desde los años 80
Educación  •  Los académicos de CLACSO rechazan la prueba educativa PISA
Sociedad •  Cuatro años de investigación dan origen al documental "Ukamau Y Ké"
Investigación •  Estudio: La burocracia se mueve con un funcionario público orgánico con base sindical
Tecnología •  Científicos ensayan papas que sean resistentes al cambio climático
Sociedad •  Las instituciones en salud también generan planes para ir contra la violencia interpersonal
Generacionales •  Proponen pasar de los estudios a la acción en hechos de violencia contra la niñez
Sociedad •  Los bolivianos relievan el voto, pero confían menos en el TSE y en las elecciones
Sociedad •  Una base de datos georeferenciada sobre trabajo esclavo en el Brasil
Sociedad •  La policía y el sistema judicial inspiran “muy poca confianza” en la ciudadanía
Sociedad •  Estudio: Entre los servidores públicos hay más jóvenes, más indígenas y más mujeres


 
© Periódico Digital de Investigación sobre Bolivia
Nº de Depósito Legal 4-3-75-12
ISSN 2304-5221
Av. Arce 2799, esq. Calle Cordero, Ed. Fortaleza · Piso 6 · Oficina 601. Teléfonos: 2432582 - 2431866 · Fax 2435235