DESTACAMOS >>> 
  • El PIEB inició un recorrido por su historia que en breve habrá cobrado 20 años, e invita a participar de él a través de la ventana especial en el lateral derecho del portal.
  • El PIEB inició un recorrido por su historia que en breve habrá cobrado 20 años, e invita a participar de él a través de la ventana especial en el lateral derecho del portal.
 
MÁS NOTICIAS
Incallajta prueba la viabilidad de la gestión participativa en torno al patrimonio cultural
/Arqueología • 2007-07-05 | La investigadora María de los Ángeles Muñoz, arqueóloga y doctorante de antropología, inició hace ocho años un periplo que se tradujo en una tesis de maestría y en un libro que habla sobre el diálogo entre el legado cultural que representan las ruinas de Incallajta y el desarrollo de las comunidades que circundan este sitio arqueológico en el departamento de Cochabamba.

Un diálogo que supera las élites científicas a las que estaban relegadas las investigaciones arqueológicas y su discusión, sostiene Muñoz.

El estudio de caso se inició con una perspectiva arqueológica, dice la autora, pero terminó siendo una reflexión sobre cómo la gestión participativa y mancomunada en torno al sitio arqueológico, a la postre puede aportar a Bolivia la inscripción como Patrimonio de la Humanidad de este legado incaico.

“Lo particular del caso es que identidad y participación se han ido estructurando a través del patrimonio, demostrando la potencialidad única que los bienes culturales tienen de cohesionar y catalizar procesos individuales y comunitarios de desarrollo humano y social”, explica la autora de Patrimonio cultural y desarrollo local comunitario. El caso de Incallajta. En estas líneas veremos por qué.

Incallajta, la tierra de los incas
El sitio está ubicado en uno de los valles del sur de Cochabamba, a 140 kilómetro de la ciudad, cerca al camino antiguo a Santa Cruz. El complejo arqueológico tiene alrededor de 30 hectáreas de extensión, con estructuras distribuidas armónicamente sobre una elevación que constituye una plataforma natural inclinada.

Para fines administrativos se encuentra en el Municipio de Pocona. El sitio ha sido declarado Monumento Nacional desde 1929, declaratoria ratificada por ley en 1988, y es con Tiwanaku y Samaipata, uno de los sitios arqueológicos más importantes del país.

De hecho, es el eje central geográfico entre los Patrimonios de la Humanidad bolivianos (las Misiones Jesuíticas, Tiwanaku, Oruro, y las ciudades de Sucre y Potosí). Además, se encuentra en un punto estratégico entre el Titicaca y Samaipata, en los confines del imperio inca.

“El sitio fue reportado a la ciencia por primera vez en 1913, por el barón sueco Erland Nordenskiöld. Circundado por una muralla periférica, está constituido por grandes plazas y patios, alrededor de los cuales se encuentran las estructuras”, relata la investigadora.

Incallajta es más conocido por su arquitectura monumental y el área central del sitio esta dominada por un enorme edificio rectangular o kallanka de 78 metros de largo por 25 metros de ancho; y al menos 12 metros de alto. “Esta estructura es la más grande de todas las edificaciones de una sola nave hasta ahora conocidas”.

Mil almas
Pero este enorme complejo no está en un paraje desolado. La cuenca del río Machajmarca baña tierras con viviendas dispersas en las cinco comunidades que componen la Subcentral Incallajta Quirusillani (44 afiliados), Machajmarca (80 afiliados); Vacas K’uchu (30 afiliados) Leuque (40 afiliados) y la comunidad de Inca Baja (40 afiliados). Sumando los miembros de la familia de cada afiliado, se cuenta con cerca de mil habitantes en la zona.

“El trato cotidiano, el acercamiento que se ha tenido con los comuneros de la zona y el Municipio de Pocona, ha hecho que los objetivos y expectativas iniciales de un simple proyecto de investigaciones arqueológicas, se convierta un proyecto integral de extraordinarios resultados, con demandas concretas relacionadas a su patrimonio y con nuevas esperanzas para las comunidades”, dice Muñoz.

Y es que poniendo en práctica la gestión participativa de los habitantes de la zona es que se logró conformar el expediente del sitio para su inscripción como Patrimonio de la Humanidad. Independientemente de esta declaratoria, actualmente en manos de la UNESCO –cuyo veredicto ha quedado diferido–, la zona ha asumido que la “cultura” es el “sentido” mismo de la vida.

Prueba fresca es que el Plan Operativo Anual 2007 del Municipio de Pocona contempla el financiamiento inicial del Museo del Sitio en el Monumento.

Qué se ha estado haciendo
Desde 1972 Incallajta ha estado a tuición del Instituto de Investigaciones Antropológicas y Museo Arqueológico de las Universidad Mayor de San Simón (INIAM-UMSS), bajo cuya tutela técnica se encuentra hoy y donde trabajo la autora de la investigación.

“Esta institución ha realizado con el apoyo del Ejército algunas limpiezas durante los años 1970, 1980 y en 1990 construyó los senderos de piedra con los que cuenta hoy; siendo ésta la última intervención institucional hasta el año 1999 en el Monumento”. Pero no es sino a partir del año 1999 que este importante legado arqueológico es finalmente considerado, tanto para fines investigativos, como para la puesta en el valor que merece, sostiene.

Ello se materializa en principio en el “Proyecto de Investigaciones arqueológicas Inkallajta” y el consecutivo “Incallajta y la ocupación inca en los valles de Pocona”, que actualmente ejecuta Muñoz con el apoyo de la cooperación Sueca.

Según la arqueóloga, acaso sus más importantes hallazgos consisten en la certeza de que “si la cultura no se integra de forma decidida al proceso de desarrollo, cualquier modelo que se proponga estará destinado al fracaso. Por otra parte, a toda comunicad local, nacional e internacional le interesa mantener y poner en valor su patrimonio cultural, al ser este generador de desarrollo, entendido desde su acepción más amplia e inclusiva”. Y eso es lo que se espera que resulte, señala, de una futura declaratoria de Incallajta como Patrimonio de la Humanidad.

 
EN PORTADA
Arqueología •  Achocalla guarda al menos 42 sitios arqueológicos casi inexplorados de la época de Tiwanaku
Salud  •  Mujeres que inhalan humo de leña están predispuestas a enfermedades cardiopulmonares
Urbes  •  La principal actividad del turista interno es la degustación gastronómica
Historia  •  ¿Existieron realmente los caciques indígenas de la época fundacional de La Paz?
Investigación  •  Investigaciones sobre Santa Cruz aportan nuevos temas y enfoques para entender la realidad actual
Cambio Climático •  Los impactos indirectos del cambio climático pueden superar con creces a los efectos directos
Sociedad •  Nueve estudios que relatan la existencia de “Otro fútbol”
Urbes •  Urbanista: recuperación de espacios públicos puede disminuir la sensación de inseguridad
 •  Calculan que la demanda de agua se incrementará 12 veces hasta fin de siglo
Medio Ambiente •  Un diagnóstico señala cinco componentes para gestionar el agua en la región metropolitana
Salud •  Las investigaciones médicas deben conseguir el consentimiento informado de las personas
Historia •  El Illimani tuvo una relación visual y física con los pueblos prehispánicos
Economía •  El INE actualiza datos sobre micro y pequeñas empresas en Santa Cruz
Instituciones •  Ponen en línea los archivos administrativos de Santa Cruz de los siglos XIX y XX


 
© Periódico Digital de Investigación sobre Bolivia
Nº de Depósito Legal 4-3-75-12
ISSN 2304-5221
Av. Arce 2799, esq. Calle Cordero, Ed. Fortaleza · Piso 6 · Oficina 601. Teléfonos: 2432582 - 2431866 · Fax 2435235