DESTACAMOS >>> 
  • Esta semana, para libre descarga, las investigaciones de la convocatoria Derechos de los pueblos indígenas y originarios de Bolivia (2008)
  • Esta semana, para libre descarga, las investigaciones de la convocatoria Derechos de los pueblos indígenas y originarios de Bolivia (2008)
 
DOSSIER
TEMA: SISTEMA DE JUSTICIA

Formar abogados para ir a una disputa, antes que para lograr la conciliación
09-05-2017

Por Malkya Tudela Canaviri

La formación de los abogados tiene un fuerte acento en el litigio o disputa en el escenario jurídico, lejos de las destrezas conciliadoras o negociadoras para resolver un conflicto, según un estudio sobre el proceso de enseñanza-aprendizaje del derecho en las universidades. A este perfil se añaden las prácticas extrajurídicas también difundidas en el ámbito universitario, paralelamente a la aplicación de los planes de estudio.

A esas conclusiones llega la investigación Formación de abogados y justicia en Bolivia: el profesional litigante y el ejercicio de las prácticas judiciales, desarrollada por el sociólogo Eduardo Leaño Román, que partió por preguntarse por qué predominan las prácticas coloniales en los procesos judiciales.

Para responder a ese problema hizo un análisis de los planes de estudio (incluidos sus fundamentos y concepción) en seis universidades del sistema público, y recopiló información primaria a través de encuestas y entrevistas con docentes y estudiantes universitarios. A este trabajo antecedió una revisión documental histórica de la formación universitaria en derecho en la época colonial.

Leaño llegó a la conclusión de que la formación universitaria tiene un fuerte perfil litigante, un perfil que fue cambiando, de conocimientos y habilidades para defender el orden colonial, a similares herramientas en la actualidad “para manipular procesos y desempeñarse como guerrero jurídico en las trincheras de los juzgados”.

Afrontar litigios es el objetivo de la formación en derecho, antes que la conciliación, la capacidad negociadora o la búsqueda de consensos en los conflictos jurídicos.

Leaño Román dirige una de las seis investigaciones que se realizaron en el marco de la Unidad de Apoyo para la Gestión de Políticas Públicas del Ministerio de la Presidencia, con apoyo de la Embajada de Dinamarca. Los resultados de las investigaciones fueron presentados el 5 de mayo en un coloquio.

Entrevista

Usted ha identificado la enseñanza de prácticas extrajudiciales en su estudio, ¿se aprenden también en la universidad o en el ejercicio de la profesión?

Es una combinación de ambas, las prácticas jurídicas extrajudiciales, como son la corrupción y el paternalismo, se aprenden en las universidades pero también están como condición en el contexto mismo del escenario jurídico. Por ejemplo hay testimonios de docentes y estudiantes donde se menciona la corrupción, pequeños detalles como que “si quieres lograr algo, tienes que pagar al juez”. Hay cosas que se enseñan, si quieres ser un buen abogado tienes que conocer estos artificios que te permiten tener éxito en la defensa de un caso.

¿Y el paternalismo?

Por otro lado, el paternalismo tiene la finalidad de captar clientes, los abogados se muestran como los salvadores. Recogí un testimonio ilustrativo del que emana un sentimiento de protección: nosotros, los abogados, vemos por los clientes en los peores momentos, cuando han matado a un familiar, ahí estamos para ayudarlos, somos el paño de lágrimas de mucha gente. Ese paternalismo es una práctica que sirve no tanto para resolver un problema sino para captar clientes. Esto viene desde la colonia, la percepción de proteger al indígena, cuidar al indígena. Estas dos prácticas se complementan en la formación de la universidad y en el escenario jurídico.  

Hay principios del derecho que orientan a los abogados, ¿por qué en algunos casos vemos que se alejan de esos principios?

Hay un testimonio de un docente que dice: es mejor ser defensor del acusado que del acusador, es mejor ser abogado de una persona que está siendo acusada porque tiene muchos recursos para salir airoso de esa controversia jurídica. En ese caso (los docentes) te están diciendo a quién tienes que representar, y no es a la víctima. Desde mi perspectiva es importante el perfil profesional (universitario)... Cambia el perfil y cambia el contenido de las asignaturas, si cambiamos a un perfil (de abogado) conciliador, será un negociador una persona que va a facilitar el acercamiento entre las partes. Con la formación profesional no vamos a cambiar la realidad, pero se va a atenuar, ya no van a salir litigantes sino conciliadores. De todos modos es un problema entre el contexto (social) y la formación.

 
 
EN PORTADA
Generacionales  •  Yacuses: Cuando el desarrollo trae consigo trabajo infantil
Investigadores  •  IX Congreso de Bolivianistas con 380 expositores y más de 500 asistentes
Urbes  •  Más de la mitad de delitos afectan a la gente en la puerta de su casa o su barrio
Derecho  •  Sociedad civil impulsa monitoreo a las elecciones judiciales
Sociedad  •  Cárceles: la reinserción solo sucede por esfuerzo de los propios privados de libertad
Comunicación  •  Investigadores analizarán “Lo mediático, otro espacio para la decolonización”
Ciudades •  La Paz, planificar la región para “volver a tener un horizonte” de desarrollo
Comunicación •  FPP organiza seminario “Claves para la alfabetización mediática”
Generacionales •  Más de 970 mil niños y niñas están en riesgo de perder el cuidado familiar y parental
Género •  Mujer encarcelada: sin trabajo estable, con solo primaria y menos del salario mínimo
Medio Ambiente •  Unas 123 especies de agua dulce están amenazadas en los Andes Tropicales
Género •  Derechos ganados por las mujeres: disponer de sus bienes, decidir sobre sus hijos, divorciarse


 
© Periódico Digital de Investigación sobre Bolivia
Nº de Depósito Legal 4-3-75-12
ISSN 2304-5221
Av. Arce 2799, esq. Calle Cordero, Ed. Fortaleza · Piso 6 · Oficina 601. Teléfonos: 2432582 - 2431866 · Fax 2435235