DESTACAMOS >>> 
  • Dos sistematizaciones recuperan la experiencia e incidencia del trabajo del PIEB en el país. Ambos libros están para libre descarga en el PD.
  • Dos sistematizaciones recuperan la experiencia e incidencia del trabajo del PIEB en el país. Ambos libros están para libre descarga en el PD.
 
DOSSIER
TEMA: Racismo, Discriminación y Relaciones Socioculturales en Bolivia
¬ Transculturación en espacios urbanos de Oruro
¬ La tenencia de la tierra determina el prestigio y el poder en Caraparí
¬ La falta de capacidad organizativa, motivo de exclusión para los urus
¬ Intelectuales aymaras tienen autoridad moral
¬ "El racismo tiene raíz estructural"
¬ Investigador ve una sociedad altamente tensionada en términos raciales
¬ Universitarios relacionan raza con hábitos culturales

Intelectuales aymaras tienen autoridad moral
18-04-2011

El intelectual aymara está dotado de una autoridad moral que hace suyo un pensamiento independiente de los poderes e interviene en cuestiones públicas, como testigo de ellas, anteponiendo un conjunto de valores y un tipo particular de sensibilidad. Esta es una de las conclusiones de la investigación “Homogeneidad social y etno-nacionalismo. Los intelectuales aymaras y el proceso de democratización política en Bolivia”, de Laura Cecilia Salazar de la Torre (Coordinadora), Ana Evi Sulcata Guzmán y Juan Mirko Rodríguez Franco.

La investigación fundamentada en procesos de discriminación histórica responde a una convocatoria lanzada por el Programa de Investigación Estratégica en Bolivia (PIEB), sobre "Racismo, Discriminación y Relaciones Socioculturales en Bolivia", lanzada el año 2010.

Según la investigación, quienes teorizan sobre el tema de los intelectuales coinciden en señalar que a éstos les es inherente la cualidad de “interrogar a la sociedad” y de “interrogarse a sí mismos” y que su tarea consiste, fundamentalmente, en “decirle la verdad al poder” o plantear públicamente “cuestiones embarazosas”, desde un lugar que ni los gobiernos ni las instituciones pueden “domesticar”.

Según explica la coordinadora del proyecto, “está claro por qué la educación se yergue en el imaginario como un factor fundamental de la integración socio-cultural, noción que ha calado en las propias poblaciones que, así como las estructuras institucionales estatales, también se convierten en catalizadores de los valores dominantes, fundados en la igualdad ciudadana. Siendo esto así, la educación es visualizada como el medio que iguala a unos respecto a los demás, entre otras cosas porque, más allá del ámbito local, permite acceder a bienes culturales considerados decisivos para la movilidad social y que crecientemente, tienden a concentrarse en el mundo urbano”.

Según deja ver la investigación, dentro del mundo de los intelectuales aymaras habría tenido sentido una jerarquía en torno al conocimiento, cuyo nivel más elevado lo ocupaban quienes tenían dominio sobre los signos naturales a los cuales se les daba ciertos significados, para manipularlos y proteger así a la sociedad de su impacto. Se habría denominado a este dominio de los signos como “lenguaje sagrado”, aludiendo a las habilidades que aquellas elites tenían para interpretar las manifestaciones de la naturaleza, en un escenario de dependencia estrecha de los seres humanos respecto a ésta.

“También tiene sentido que actualmente en el área rural, la educación haya sido observada metafóricamente como un camino o una escalera que conduce al bienestar ascendente de las personas, entendiendo por ello su urbanización y su profesionalización”, dice Salazar.



Intelectuales aymaras tienen autoridad moral
18-04-2011

El intelectual aymara está dotado de una autoridad moral que hace suyo un pensamiento independiente de los poderes e interviene en cuestiones públicas, como testigo de ellas, anteponiendo un conjunto de valores y un tipo particular de sensibilidad. Esta es una de las conclusiones de la investigación “Homogeneidad social y etno-nacionalismo. Los intelectuales aymaras y el proceso de democratización política en Bolivia”, de Laura Cecilia Salazar de la Torre (Coordinadora), Ana Evi Sulcata Guzmán y Juan Mirko Rodríguez Franco.

La investigación fundamentada en procesos de discriminación histórica responde a una convocatoria lanzada por el Programa de Investigación Estratégica en Bolivia (PIEB), sobre "Racismo, Discriminación y Relaciones Socioculturales en Bolivia", lanzada el año 2010.

Según la investigación, quienes teorizan sobre el tema de los intelectuales coinciden en señalar que a éstos les es inherente la cualidad de “interrogar a la sociedad” y de “interrogarse a sí mismos” y que su tarea consiste, fundamentalmente, en “decirle la verdad al poder” o plantear públicamente “cuestiones embarazosas”, desde un lugar que ni los gobiernos ni las instituciones pueden “domesticar”.

Según explica la coordinadora del proyecto, “está claro por qué la educación se yergue en el imaginario como un factor fundamental de la integración socio-cultural, noción que ha calado en las propias poblaciones que, así como las estructuras institucionales estatales, también se convierten en catalizadores de los valores dominantes, fundados en la igualdad ciudadana. Siendo esto así, la educación es visualizada como el medio que iguala a unos respecto a los demás, entre otras cosas porque, más allá del ámbito local, permite acceder a bienes culturales considerados decisivos para la movilidad social y que crecientemente, tienden a concentrarse en el mundo urbano”.

Según deja ver la investigación, dentro del mundo de los intelectuales aymaras habría tenido sentido una jerarquía en torno al conocimiento, cuyo nivel más elevado lo ocupaban quienes tenían dominio sobre los signos naturales a los cuales se les daba ciertos significados, para manipularlos y proteger así a la sociedad de su impacto. Se habría denominado a este dominio de los signos como “lenguaje sagrado”, aludiendo a las habilidades que aquellas elites tenían para interpretar las manifestaciones de la naturaleza, en un escenario de dependencia estrecha de los seres humanos respecto a ésta.

“También tiene sentido que actualmente en el área rural, la educación haya sido observada metafóricamente como un camino o una escalera que conduce al bienestar ascendente de las personas, entendiendo por ello su urbanización y su profesionalización”, dice Salazar.



 
 
EN PORTADA
Literatura •  La prisión de Saturnina en la trilogía de novelas de la escritora Alison Spedding
Opinión  •  Los jóvenes del PIEB
Publicaciones  •  El PIEB en la XVII Feria del Libro de Santa Cruz
Historia  •  Nuevos retos en la agenda de trabajo del Instituto de Investigaciones Históricas
Historia  •  Carrera de Historia de la UMSA celebra su 50 aniversario
Literatura  •  La construcción de la ciudad desde los personajes migrantes de las novelas de Bascopé y Urzagasti
Sociedad  •  Facultad de Ciencias Puras y Naturales de la UMSA entregó reconocimientos en su aniversario
Investigación  •  Investigación de UNIGEN contribuirá a la identificación de víctimas de la dictadura
Sociedad  •  Un libro analiza “Clases y desclasamientos en Carlos Medinaceli”
Publicaciones  •  Retorna “Andamios”, revista del Órgano Electoral Plurinacional
Publicaciones •  A 25 años de una propuesta de descentralización para Bolivia
Educación •  ISEAT y U-PIEB abren diplomado sobre desarrollo y economía en el mundo andino
Publicaciones •  SIARB presenta libro
“Arte rupestre de la región del lago Titicaca” recorre 5.000 años de desarrollo cultural
Sociedad •  La Facultad de Ciencias
Puras y Naturales de la
UMSA cumple 50 años
Ciencia •  ALPACA trabajará en cuatro áreas, entre ellas la física solar
Investigación •  La incidencia y el aporte del PIEB al país, en
una sistematización que recorre dos décadas
Investigación •  Dos sistematizaciones recuperan la contribución del PIEB al país
Literatura •  Maestría en Literatura Boliviana y Latinoamericana pone énfasis en investigación
Investigación •  La experiencia del PIEB en un libro: “Modelo de gestión de investigación estratégica en Bolivia”


 
© Periódico Digital de Investigación sobre Bolivia
Nº de Depósito Legal 4-3-75-12
ISSN 2304-5221
Av. Arce 2799, esq. Calle Cordero, Ed. Fortaleza · Piso 6 · Oficina 601. Teléfonos: 2432582 - 2431866 · Fax 2435235