DESTACAMOS >>> 
  • Investigaciones de la convocatoria "Factores económicos e institucionales y su incidencia en el escaso desarrollo nacional" en Biblioteca PIEB.
  • Investigaciones de la convocatoria "Factores económicos e institucionales y su incidencia en el escaso desarrollo nacional" en Biblioteca PIEB.
 
MÁS NOTICIAS
Sociedad 
Cárceles: la reinserción solo sucede por esfuerzo de los propios privados de libertad
Periódico Digital PIEB • 26-07-2017 Si existe reinserción social de las personas privadas de libertad sucede solo a partir de sus propios esfuerzos y no por una acción del Estado, dice el psicólogo y docente universitario José Manuel Pacheco, sobre la base de una investigación extensa multifactorial.

El psicólogo y docente universitario José Manuel Pacheco se ha especializado en estudiar las condiciones de las personas privadas de libertad en el país. Su más reciente estudio titula ¿Ángeles, demonios o personas? Una aproximación al estudio y análisis científico multifactorial en torno a la “rehabilitación” o la reinserción social penitenciaria en Bolivia.
 
Pacheco explica que hablar de rehabilitación es incorrecto porque incorpora un tratamiento médico y/o psiquiátrico que considera enfermas a las personas encarceladas. No es el caso de la mayoría de internas e internos que necesitan principalmente un trato de respeto a sus derechos para retornar a la sociedad.

El estudio analiza tres factores incorporados en la legislación para evaluar la reinserción de los privados de libertad: trabajo, estudio, disciplina. El investigador ha añadido la salud (física y psicológica) como elemento que también permite a los presos volver a vivir en libertad.

Trabajo
Respecto del trabajo, Pacheco explica que existe una ocupación autogenerada para la sobrevivencia diaria dentro del penal, “para no morir en los recintos”. Internamente se genera empleo en pequeños negocios, hay explotación a otros presos, dificultad para adquirir insumos y herramientas, cuasi imposibilidad de vender los productos y una ausencia de supervisión que muestre quiénes están insertos en un proceso productivo.

“No hay quién se encargue de ver que un privado de libertad ha hecho ese producto. Puede que haya contratado a otro interno para que trabaje y (sin embargo) muestra al juez el producto diciendo: me estoy rehabilitando con trabajo”, dice Pacheco.

Educación y disciplina
La educación también es precaria, la mayor parte de cursos se concentran en pequeñas manualidades en ambientes inadecuados, incómodos y con una alta restricción para la participación de las y los interesados. El Estado apoya a veces con materiales, ha desarrollado un programa de educación básica, pero no existe un nivel técnico y menos académico para los interesados.

El factor de la disciplina pasa por hechos concretos, como que son los propios privados de libertad que manejan la disciplina interna, resuelven problemas y tienen códigos de comportamiento. Esto hace que la Policía tenga escasa participación en la vida cotidiana al interior de la cárcel y se limite a intervenir en casos graves.

La salud física y psicológica prepara a las personas para volver a vivir en libertad, pero las condiciones carcelarias, desde el almuerzo que se ingiere con desconfianza hasta el abandono Estatal, de la sociedad y de la familia, no contribuyen a ese proceso. Al no tener contacto con familiares cuando salen de la cárcel, muchos se ven frente al hecho de que su único vínculo es con personas que están en las cárceles.

Volver a la libertad
Pacheco explica que estos elementos que las autoridades judiciales consideran para ordenar el retorno de las personas a la libertad, con algún beneficio legal, se empañan dentro de la estructura burocrática separada entre el sistema judicial y el sistema penitenciario.

“Los informes de los funcionarios de Régimen Penitenciario no son reconocidos por los jueces, así que envían a sus propios funcionarios. Pero el equipo enviado por los jueces se limita a mirar desde la puerta del penal”, dice Pacheco.

Así que la reinserción social depende casi exclusivamente de cada persona, su familia y el esfuerzo a nivel personal para continuar su vida en libertad.

Investigación
La investigación desarrollada por José Manuel Pacheco consideró 16 centros penitenciarios en los 9 departamentos del país, con datos recogidos en 2013, 2014 y 2015. El aspecto central del estudio es el recojo y análisis de la percepción de privados y privadas de libertad, en total se trabajó con 842 personas.

El libro contiene un CD que a la vez contiene los testimonios de las personas entrevistadas.

José Manuel Pacheco puede ser contactado en el correo: integractiva@hotmail.com
© Los artículos difundidos por el Periódico Digital PIEB
pueden ser reproducidos total o parcialmente, citando la fuente.




 
EN PORTADA
Género  •  "La poética de las vertientes" dialogó con las teorías decoloniales hace diez años
Sociología  •  Grupo de estudio se pregunta si existe la sociología del trabajo en Bolivia
Instituciones  •  El análisis de las condiciones de vida en el tema urbano aporta a la planificación
Generacionales  •  Investigación explora en la sexualidad y comportamiento sexual en adolescentes
Comunicación  •  SembraMedia: Hay un ecosistema vibrante de nuevos medios digitales
Patrimonio •  Bolivia tiene 509 bienes culturales y naturales reconocidos como patrimonio
Género •  Mujeres intelectuales: distinta historia y devenir de académicas y no académicas
Sociedad •  Cárceles: la reinserción solo sucede por esfuerzo de los propios privados de libertad
Generacionales •  Más de 970 mil niños y niñas están en riesgo de perder el cuidado familiar y parental
Informe •  Un balance de los derechos indígenas muestra una brecha entre la norma y la realidad
Generacionales •  Yacuses: Cuando el desarrollo trae consigo trabajo infantil
Género •  Mujer encarcelada: sin trabajo estable, con solo primaria y menos del salario mínimo
Medio Ambiente •  Unas 123 especies de agua dulce están amenazadas en los Andes Tropicales


 
© Periódico Digital de Investigación sobre Bolivia
Nº de Depósito Legal 4-3-75-12
ISSN 2304-5221
Av. Arce 2799, esq. Calle Cordero, Ed. Fortaleza · Piso 6 · Oficina 601. Teléfonos: 2432582 - 2431866 · Fax 2435235