DESTACAMOS >>> 
  • El PD_PIEB volverá a actualizar sus ediciones diarias en las primeras semanas del año 2018
  • La Biblioteca virtual del PIEB está permanentemente abierta con 244 títulos para libre descarga
  • Le invitamos a recapitular temas de investigación recurrentes en 2017: Justicia en Bolivia; Medio Ambiente y Contaminación; Mujeres
  • El PD_PIEB volverá a actualizar sus ediciones diarias en las primeras semanas del año 2018
  • La Biblioteca virtual del PIEB está permanentemente abierta con 244 títulos para libre descarga
  • Le invitamos a recapitular temas de investigación recurrentes en 2017: Justicia en Bolivia; Medio Ambiente y Contaminación; Mujeres
 
MÁS NOTICIAS
Investigación / Medio Ambiente  
Más del 30% del territorio boliviano está afectado por procesos de desertificación, dice investigador
Periódico Digital PIEB • 20-04-2012 Más del 30% del territorio boliviano se encuentra afectado por procesos de desertificación. Los ecosistemas más afectados están situados en las punas, zonas alto andinas de las tierras altas, los valles secos, las cabeceras de valles, el Chaco y parte de las regiones chiquitanas, advierte un estudio.

El biólogo e investigador Marco Octavio Ribera, basado en los informes de monitoreos ambientales que realizó en los años 2008, 2009 y 2010, imágenes satelitales, además de bibliografía especializada, advierte del estado de desertificación de los suelos reflejado en condiciones persistentes de sequía y escasez de alimentos.

Este proceso de desertificación según el estudio, varía desde muy severos hasta incipientes, dependiendo el tipo de suelo, las condiciones climáticas y el tipo de actividad económica y social que se realiza.

“En los últimos diez años se ha incrementado el proceso de desertificación de manera acelerada y dramática”, afirma Ribera, autor del libro “Primera aproximación a un inventario de unidades ecoregionales amenazadas en Bolivia”.

El investigador señala que la descertificación es un fenómeno degradativo del clima con efectos directos sobre la vegetación y los suelos en regiones secas, áridas y hasta sub-húmedas, que conduce a que los ecosistemas y paisajes de zonas normalmente áridas, paulatinamente vayan adquiriendo una fisonomía de desierto sobre su extrema aridez, con fuertes oscilaciones de temperaturas y vientos intensos a consecuencia de la carencia de vegetación.

“La desertificación está intrínsicamente ligada a la erosión del suelo, este proceso hace que una puna seca como el altiplano, se vaya convirtiendo paulatinamente en un ecosistema más seco, más desértico”, grafica la situación.

El proceso de desertificación en expansión ha provocado que las condiciones desérticas sean más severas en ecosistemas que normalmente eran secos, como la puna (meseta) sureña de Bolivia.

Ribera identifica al sobrepastoreo, a la agricultura mecanizada a gran escala de monocultivos, a la ganadería de reemplazo de bosques, a la extracción intensificada y masiva de leña, a la agricultura migratoria en zonas densamente pobladas, a la minería a cielo abierto, a la explotación forestal selectiva, a la exploración sísmica para la explotación de hidrocarburos, entre otros aspectos, como los agentes que más inciden en la desertificación de los suelos.

“A esto se debe sumar los efectos del cambio climático global, agudizados en los últimos 30 años, a partir de sequías prolongadas, lluvias tardías, lluvias torrenciales y cortas que arrastran suelo a gran escala, la intensificación de los vientos y la desecación de cuerpos de agua como lagunas repercute en la expulsión de las poblaciones rurales de estas regiones”, señala.

Entre los sitios de ocurrencia de desertificación se encuentran la comunidad San Cristóbal donde opera la minera del mismo nombre, la zona de la sidedúrgica Mutún situada en Puerto Suarez en el departamento de Santa Cruz, la zona Suches en la frontera con Perú, así como la localidad paceña de Coro Coro.

La zona subandina del Sur de Tarija que comprende parte del Parque Nacional Aguaragüe, Itika y Margarita y Huacaya, la región subandina del Beni y las zonas interiores del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), además de Liquimuni en el Norte de La Paz, sufren el deterioro de la vegetación y suelos en extensas superficies.

Los entornos de las grandes ciudades como La Paz, Cochabamba y Santa Cruz sufren de la devastación de sus medios rurales y seminaturales.

“Aunque la expansión de las zonas desérticas responde a causas naturales, el rápido aumento de éstos en las últimas décadas se atribuye a causas antropogénicas (actividades humanas) ”, advierte el autor del estudio y responsable del Programa de Investigación y Monitoreo Ambiental de la Liga de Defensa del Medio Ambiente (Lidema).

Contacto: marcor@lidema.org.bo

 

© Los artículos difundidos por el Periódico Digital PIEB
pueden ser reproducidos total o parcialmente, citando la fuente.




 
EN PORTADA
PIEB •  La Biblioteca del PIEB ofrece 244 títulos y se acerca a 70 mil descargas
Sociedad  •  Universitarios: los hombres identifican menos situaciones de violencia que las mujeres
Culturas  •  La Carrera de Historia de la UMSA cierra el año con una revista y dos libros
Culturas  •  Albó escribe su anecdotario que refleja también la vida y personajes del país
Sociedad •  La educación pensada para dar habilidades técnicas a las personas con discapacidad
Instituciones •  Monitoreo detecta aspectos flexibles en selección de candidatos al órgano judicial
Sociedad •  Investigación muestra una emergencia urbana en Bolivia en el contexto neoliberal
Política •  ¿Cómo se materializa en los hechos el Estado laico?
Sociedad •  La Paz: Número de comerciantes no ha crecido en seis años
Medio Ambiente •  Gran Chaco boliviano: 930 hectáreas de bosque por día se perdieron entre enero y mayo
Sociedad •  La presión externa sobre los chiquitanos y su estrategia para mantener su territorio
Sociedad •  Xavier Albó recibe galardón que premia el compromiso con la academia y el activismo


 
© Periódico Digital de Investigación sobre Bolivia
Nº de Depósito Legal 4-3-75-12
ISSN 2304-5221
Av. Arce 2799, esq. Calle Cordero, Ed. Fortaleza · Piso 6 · Oficina 601. Teléfonos: 2432582 - 2431866 · Fax 2435235