DESTACAMOS >>> 
  • El PD_PIEB volverá a actualizar sus ediciones diarias en las primeras semanas del año 2018
  • La Biblioteca virtual del PIEB está permanentemente abierta con 244 títulos para libre descarga
  • Le invitamos a recapitular temas de investigación recurrentes en 2017: Justicia en Bolivia; Medio Ambiente y Contaminación; Mujeres
  • El PD_PIEB volverá a actualizar sus ediciones diarias en las primeras semanas del año 2018
  • La Biblioteca virtual del PIEB está permanentemente abierta con 244 títulos para libre descarga
  • Le invitamos a recapitular temas de investigación recurrentes en 2017: Justicia en Bolivia; Medio Ambiente y Contaminación; Mujeres
 
MÁS NOTICIAS
Conservación / Medio Ambiente  
Estudio identifica a los eslabones del mercado negro de vicuñas
Periódico Digital PIEB • 09-05-2012 Por ser rentable y de sanción leve, el mercado negro de vicuñas del departamento de Oruro involucra a comunarios chipayas provenientes de Chile, cazadores furtivos, intermediarios y comercializadores asentados sobre todo en las ciudades de El Alto y La Paz, concluye un estudio.

De acuerdo a la sistematización del proyecto y estudio denominado “Conservación y Manejo de Vicuñas en el Departamento de Oruro” impulsado por la Secretaría de Medio Ambiente y Madre Tierra de la Gobernación de ese departamento, existe un mercado negro de los subproductos de la vicuña que fomenta la caza furtiva.

El responsable del proyecto, el agrónomo e investigador Efraín Mamani afirma que el trabajo realizado desde noviembre de 2007 en 35 comunidades campesinas organizados en comunidades manejadoras de vicuñas registradas y autorizadas por la Dirección General de Biodiversidad muestra importantes resultados en el área de influencia, pero también dificultades, sobre todo relacionadas a las amenazas que sufren las vicuñas por parte de varios actores.

“Desde que ingresé al trabajo tuvimos éxito, capturamos a las personas con manos en la masa, pero tropezamos con que las normas son débiles, las sanciones son de tipo administrativas y no penales para este tipo de caza furtiva, hay cuatro procesos penales pero que no avanzan porque en el Código Penal no se tipifica este tipo de delitos, entonces estos vacíos jurídicos no nos han permitido sancionar más drásticamente”, señala.

Según Mamani las instituciones públicas están en desventaja frente a los cazadores furtivos equipados con armamento militar, modernas motocicletas y movilidades de última generación, a lo que añade el desconocimiento de las normas por parte de los operadores de justicia, y en algunos casos hasta negligencia.

“Todo ese aparato funciona desde El Alto que provee armamento a los cazadores, acopia los subproductos y se constituye en intermediario para proveer fetos a los comerciantes de la ritualidad andina. Basta ir a la Feria de la 16 de Julio los jueves y domingos, y hay toda una fila del negocio negro de la vicuña, no solo de la fibra sino de los fetos”, afirma al Periódico Digital del PIEB.

El precio del cuero de la vicuña aumenta según se acerca la fiesta de Carnavales, mientras que los fetos del animal llegan a costar entre150 a 1.400 bolivianos según el tamaño.

Además de los cazadores, dice Mamani, existen los “pastores”, encargados de sacar el cuero de los animales cazados, así como los comunarios chipayas de Chile, que ingresan al país temporalmente por la frontera para extraer vicuñas por tierra, mientras que otras son traficadas por Uyuni hasta salir por el Sur del país.

De una población de28.830 vicuñas registradas en el departamento de Oruro, el agrónomo menciona que un monitoreo realizado entre los años 2008, 2009 y 2010 a una población colindante a las provincias Saucari y Cercado se estimó que al menos 1.800 vicuñas fueron diezmadas en ese periodo.

Este tema ha sido una lacra desde 1550 DC hasta los 96, que la caza furtiva era común, esa realidad no ha quedado a algún lado, hay gente que se ha dedicado a la actividad, hay mercado a nivel nacional e internacional para esta fibra fina.

“Este negocio siempre ha existido lamentablemente, la lacra de la caza furtiva era común desde 1550 después de Cristo hasta los 90, pero esa realidad no ha quedado a un lado. Lamentablemente hay presiones sobre el área de pastoreo, y las mismas comunidades se tornan reacias a tener las vicuñas. Con este proyecto tratamos de que se apropien de este aprovechamiento y asuman la responsabilidad de ser los cuidadores y vigilantes de la vicuña”, señala.

Entre algunos resultados del proyecto se puede mencionar la conformación de dos Comités de defensa contra ilícitos a la biodiversidad constituidos en los municipios de Corque y Toledo, además de constituir 51 comunidades Manejadoras de Vicuñas.

Contacto: efmare@hotmail.com

© Los artículos difundidos por el Periódico Digital PIEB
pueden ser reproducidos total o parcialmente, citando la fuente.




 
EN PORTADA
PIEB •  La Biblioteca del PIEB ofrece 244 títulos y se acerca a 70 mil descargas
Sociedad  •  Universitarios: los hombres identifican menos situaciones de violencia que las mujeres
Culturas  •  La Carrera de Historia de la UMSA cierra el año con una revista y dos libros
Culturas  •  Albó escribe su anecdotario que refleja también la vida y personajes del país
Sociedad •  La educación pensada para dar habilidades técnicas a las personas con discapacidad
Instituciones •  Monitoreo detecta aspectos flexibles en selección de candidatos al órgano judicial
Sociedad •  Investigación muestra una emergencia urbana en Bolivia en el contexto neoliberal
Política •  ¿Cómo se materializa en los hechos el Estado laico?
Sociedad •  La Paz: Número de comerciantes no ha crecido en seis años
Medio Ambiente •  Gran Chaco boliviano: 930 hectáreas de bosque por día se perdieron entre enero y mayo
Sociedad •  La presión externa sobre los chiquitanos y su estrategia para mantener su territorio
Sociedad •  Xavier Albó recibe galardón que premia el compromiso con la academia y el activismo


 
© Periódico Digital de Investigación sobre Bolivia
Nº de Depósito Legal 4-3-75-12
ISSN 2304-5221
Av. Arce 2799, esq. Calle Cordero, Ed. Fortaleza · Piso 6 · Oficina 601. Teléfonos: 2432582 - 2431866 · Fax 2435235