DESTACAMOS >>> 
  • Esta semana, descargue estudios de la convocatoria Racismo, discriminación y relaciones socioculturales en Bolivia
  • El Periódico Digital del PIEB forma parte de la nómina mundial del Observatorio de Nuevos Medios digitales
  • El PD_PIEB pone en línea el reportaje Esterilizaciones en adolescentes en Bolivia
  • Esta semana, descargue estudios de la convocatoria Racismo, discriminación y relaciones socioculturales en Bolivia
  • El Periódico Digital del PIEB forma parte de la nómina mundial del Observatorio de Nuevos Medios digitales
  • El PD_PIEB pone en línea el reportaje Esterilizaciones en adolescentes en Bolivia
 
MÁS NOTICIAS
Población / Sociedad  
Un estudio advierte que se acelera el envejecimiento de la población en Bolivia
Periódico Digital PIEB • 25-05-2012 Ancianos Población Periódico Digital PIEBA los 60 ó 65 años de edad, los adultos mayores en el país siguen insertados en la actividad productiva y laboral, ejecutando desde trabajos agrícolas que implican esfuerzos físicos mayúsculos hasta en tareas domésticas que no han elegido por voluntad propia. Los datos muestran que en los últimos años existe un aceleramiento del envejecimiento de la población.

La socióloga Cecilia Salazar, investigadora del Postgrado de Desarrollo de la UMSA (CIDES), elaboró un análisis sobre la situación de los adultos mayores enmarcado en las dinámicas poblacionales o demográficas del país. El trabajo se desarrolló por impulso de HelpAge International y el CIDES-UMSA, en alianza con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

En el documento plantea que para el año 2030 la población menor de 15 años disminuirá a 27%, “la población mayor, entre 15 y 59 años, crecerá hasta un 63% (en 1970 era del 51,7%) y la población de personas adultas mayores llegará a un 10%, siendo que representaba sólo el 5,4%”.

Con base en datos de la CEPAL y el Instituto Nacional de Estadística, Salazar plantea que desde fines del siglo XX, y más precisamente desde 2010, existe un aceleramiento del envejecimiento de la población, y que en 20 a 25 años la población de adultos mayores va a crecer de forma acelerada, lo que a su vez necesitará ofertas de salud, recursos disponibles (rentas de vejez), bonos, etcétera.

Si el problema se perfila de dimensiones para el futuro, en la actualidad también tiene que ver con las estructuras desiguales y diferenciadas a nivel regional. “Los adultos mayores que viven en Potosí y Oruro son los que están en peores condiciones (nivel de educación, acceso a bienes culturales, inserción laboral, etc), las carencias son más fuertes en estas poblaciones, y digamos hay una relativa ventaja entre quienes habitan y son adultos mayores en Tarija y Santa Cruz”, dice Salazar.

En términos del país se cuenta con una población adulta mayor muy desigual en sí misma, con accesos diferenciados a los bienes para su manutención y reproducción. Salazar advierte que se trata de una desigualdad estructural, incluso en el plano urbano-rural. Las condiciones en el área rural son más precarias que en el área urbana pues existe la tendencia de que los adultos mayores continúen como trabajadores agrarios, aun a sus 60 a 65 años, en actividades agrícolas que implican un esfuerzo físico importante en una etapa en que se presume que están más dedicados al descanso, ocio, la recreación.

La población económicamente activa (PEA) está compuesta por las personas de 20 a 60 años de edad, que se supone generan las rentas suficientes para que los otros dos grupos poblacionales (niños/niños y adultos mayores) puedan cultivarse, descansar y realizar actividades relativas a su grupo etáreo. Salazar explica que en Bolivia la PEA está principalmente situada en la economía informal, por tanto no es beneficiaria de los sistemas de protección social, esto significa que para garantizar el ingreso familiar los otros grupos poblacionales (niños y adultos mayores) deben mantenerse como trabajadores productivos.

Las tendencias muestran que muchos adultos mayores todavía son jefes de hogar y todavía es bajo su mando que se organiza la reproducción en sus familias, proveen los recursos que dispone la familia, siguen siendo trabajadores y siguen siendo proveedores. En el caso de las mujeres, siguen desempeñando el trabajo doméstico y de cuidado de dependientes. Cuando una mujer de la población económicamente activa sale a trabajar, deja al cuidado de sus hijos a las abuelas, qué quiere decir esto, dice Salazar, que también en ese sentido la población adulta mayor sigue activa, cumpliendo funciones cruciales para el desarrollo de la sociedad boliviana, y en ese sentido se están vulnerando derechos propios de esta franja poblacional.

La socióloga plantea que en este panorama desalentador existe una ventaja, y es que el país cuenta con un “bono demográfico” que implica una población en edad de trabajar bastante amplia, es decir una disponibilidad de energía laboral para actividades productivas y de creación de riqueza.

El hecho es que “tenemos que resolver el problema de la organización del trabajo en el país y de nuestras estructuras productivas para que esta población realmente se inserte de manera más efectiva a los mercados de trabajo”, afirma Salazar.

© Los artículos difundidos por el Periódico Digital PIEB
pueden ser reproducidos total o parcialmente, citando la fuente.




 
EN PORTADA
Política  •  Investigador: Los agronegocios tienen influencia política en la región
Política  •  Movimiento campesino: demandar tierra y desarrollar producción alternativa
PIEB  •  Primera feria del libro en educación y ciencias sociales
Medio Ambiente •  Un libro presenta recetas de cocina con productos del bosque amazónico
Instituciones •  Monitoreo detecta aspectos flexibles en selección de candidatos al órgano judicial
Sociedad •  Investigadora: Las políticas aplicadas a la primera infancia en El Alto son insuficientes
Sociedad •  Católicos opinan sobre once causales para que una mujer opte por el aborto
Medio Ambiente •  Gran Chaco boliviano: 930 hectáreas de bosque por día se perdieron entre enero y mayo
Generacionales •  Más de 970 mil niños y niñas están en riesgo de perder el cuidado familiar y parental
Seguridad alimentaria •  El Alto: 84,4% se alimentó en los agachados entre 1 y 3 veces en una semana


 
© Periódico Digital de Investigación sobre Bolivia
Nº de Depósito Legal 4-3-75-12
ISSN 2304-5221
Av. Arce 2799, esq. Calle Cordero, Ed. Fortaleza · Piso 6 · Oficina 601. Teléfonos: 2432582 - 2431866 · Fax 2435235