DESTACAMOS >>> 
  • El PIEB inició un recorrido por su historia que en breve habrá cobrado 20 años, e invita a participar de él a través de la ventana especial en el lateral derecho del portal.
  • El PIEB inició un recorrido por su historia que en breve habrá cobrado 20 años, e invita a participar de él a través de la ventana especial en el lateral derecho del portal.
 
MÁS NOTICIAS
Ciencia / Medio Ambiente  
Ecologista recomienda realizar investigaciones poco abrumadoras y dirigidas a varios públicos
Periódico Digital PIEB • 28-05-2012 El ecologista y biólogo de la Conservación, Peter Feinsinger, recomienda a los investigadores realizar estudios poco abrumadores y dirigidos a amplios públicos bajo el método hipotético deductivo, para lograr los impactos que se esperan. Feinsinger es autor del método EEPE (Enseñanza de Ecología en el Patio de la Escuela).

Durante su visita a La Paz participó del I Congreso Nacional de Educación para la Conservación de la Biodiversidad y el Medio Ambiente con el taller “Oye chico ¿qué estás comparando y qué estas midiendo?” dirigido a jóvenes profesionales y estudiantes vinculados a las carreras de biología, ecología, conservación ambiental y otros. Fue invitado por la Red de Educadores y Profesionales de la Conservación (REPC).

Para Feinsinger existe un sólo método científico aplicable a niños desde cinco años hasta biólogos con doctorados: el hipotético deductivo, que no es otra cosa que el ciclo de indagación consistente en la observación, la pregunta, la reflexión, la indagación y la aplicación.

Para descargar su libro "Principios y Práctica de la Enseñanza de Ecología en el Patio de la Escuela", clic aquí.

El ciclo de indagación, dice el investigador, sigue una secuencia a partir del planteamiento de una pregunta que puede surgir de la observación, por ejemplo, de la aparición de un bicho extraño o la erosión de suelos, que se traduce en el concepto de fondo (hipótesis científica).

Con la experiencia de haber aplicado y validado el método hipotético deductivo durante 12 años en varios países del mundo y a públicos distintos, el ecologista asegura que las comunidades campesinas e indígenas son investigadoras naturales, sólo hay que fortalecer las capacidades con las que cuentan.

“El ciclo de la ciencia básica, con la c minúscula, no la ciencia con la nariz levantada, es un proceso de cuatro preguntas de lo que nos rodea de la manera más objetiva y justa que sea posible, para reflexionar sobre lo aprendido y después de aplicar lo aprendido plantear nuevas preguntas”, señala.

La pregunta
El ecologista Peter Feinsinger señala que para hacer explícito el proceso implícito de plantear la pregunta, ésta sea para niños del patio de la escuela, profesores, alumnos de doctorado en Ecología o biólogos campesinos, se debe cumplir con ciertos requisitos.

La pregunta debe ser contestable para la toma de nuevos datos, comparativa y muy “sexy”, afirma el investigador, ya que debe tener una respuesta no conocida con antelación porque de lo contrario no vale la pena continuar. Y no debe exigir un trabajo muy abrumador.

“La pauta más importante para los biólogos es que la pregunta debe ser sencilla y directa, no debe emplear la jerga científica que nunca es necesaria, no debe exigir aparatos sofisticados y costosos porque el aparato más franco es el cerebro, los ojos y oídos”, recomienda.

El segundo paso es la acción que responda a la pregunta y no al revés, insiste Feinsinger. La toma de datos puede prolongarse desde minutos hasta 30 años, si es que se trata de monitoreo de largo plazo. “Sin embargo siempre debe ser realizada en el idioma local, y si se utilizan nombres científicos deben estar escritos en paréntesis, insisto en eso porque soy editor en tres revistas científicas y las mismas reglas son para todos. No estamos simplificando el pensamiento, sino el lenguaje”, afirma.

Una vez registrados los datos, dice el ecologista, se debe cumplir con el paso más importante que es la reflexión, sobre las tendencias más llamativas y/o las excepciones más llamativas a las tendencias. Este paso incluye el uso de los hallazgos como trampolín de pensamientos para especular, por ejemplo, sobre qué podría haber pasado con otro cultivo, en otra temporada, en ámbitos más grandes… Y de toda esta gama de reflexiones surgen nuevas dudas que llevan a nuevas reflexiones.

La indagación
El ciclo de indagación básica que consiste en la pregunta, acción, reflexión y aplicación ya lo practican los campesinos e indígenas, según el investigador. La nueva pauta lleva a vigilar la consecución del trabajo y siempre habrá sorpresas.

“El mejor científico del mundo es un campesino ecuatoriano que tiene dos años de escuela primaria, pero tiene un cerebro increíble y diseñó estudios brillantes. Muchos campesinos ya están haciendo la indagación científica, de dónde proviene el conocimiento de plantas útiles, cuál cultivo rinde más o cuál cultivo es más resistente al cambio climático. Ellos son investigadores en todo sentido, son dueños de todo, desde la idea inicial, hasta la aplicación y el monitoreo. Hay casos que hacen llorar, como los indígenas de Venezuela que indagan sobre la salud de sus hijos, cómo varía la tasa de mortalidad en los bebés y niños en familias que toman agua de un río… ¿Eso no es investigación científica sobre la vida y muerte?”, dice el estadounidense.

La palabra clave de todo el proceso es la indagación que se imparte a maestros de primaria, niños, profesionales y hasta visitantes de museos y áreas protegidas a quienes se les induce a la indagación. Feinsinger trabajó con diferentes públicos meta en Cuba, México, Costa Rica, Guyana, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Paraguay, Uruguay, Brasil Argentina y Bolivia. Dice que en el Isoso en el Chaco boliviano están sucediendo todas las experiencias al mismo tiempo.

Contacto: peter.feinsinger@gmail.com

 

© Los artículos difundidos por el Periódico Digital PIEB
pueden ser reproducidos total o parcialmente, citando la fuente.




 
EN PORTADA
Medio Ambiente •  En septiembre se superó record de focos de calor en el norte del país
Conservación  •  Un proyecto busca recuperar los bienes que forman parte del patrimonio postminero
Urbes  •  La ciudad de Nuestra Señora de La Paz, en cifras
 •  ONU dice que la pobreza extrema se ha reducido, pero aún falta justicia social y equidad
Sociedad  •  Jorge Evangelista: “La mayor cantidad de refugiados son de nacionalidad peruana y colombiana”
Cambio Climático •  Técnicos prevén la llegada de un débil fenómeno El Niño para fines de esta primavera
Seguridad alimentaria •  Más del 80% de los alimentos es suministrado por la agricultura familiar
Sociedad •  Diagnóstico otorga puntaje reducido a la transparencia del Poder Legislativo
Medio Ambiente •  Las aguas más contaminadas de la minería están en la mina San José
Salud •  Sueño frecuente, bajo rendimiento escolar y ojos rojos pueden ser signos de mal de altura
Género •  Hasta septiembre hubo 20% de feminicidios más que en la gestión pasada
Conservación •  Sólo dos de 29 países cuentan con programas de investigación para conservar su patrimonio
Economía •  Según un informe del Banco Mundial, Bolivia tendrá un crecimiento por encima del promedio regional
Economía •  En pleno auge económico de las exportaciones, un libro plantea una pregunta: “¿Dónde está la plata?”
Género •  La discriminación hacia las trabajadoras sexuales está presente en 15 países
Medio Ambiente •  Bolivia tiene mayor huella ecológica por el pastoreo de ganado, dice informe
Investigadores •  Silvia Rivera: “Estoy muy preocupada por la desvalorización y el fetichismo de lo indígena”


 
© Periódico Digital de Investigación sobre Bolivia
Nº de Depósito Legal 4-3-75-12
ISSN 2304-5221
Av. Arce 2799, esq. Calle Cordero, Ed. Fortaleza · Piso 6 · Oficina 601. Teléfonos: 2432582 - 2431866 · Fax 2435235