DESTACAMOS >>> 
  • El PIEB inició un recorrido por su historia que en breve habrá cobrado 20 años, e invita a participar de él a través de la ventana especial en el lateral derecho del portal.
  • El PIEB inició un recorrido por su historia que en breve habrá cobrado 20 años, e invita a participar de él a través de la ventana especial en el lateral derecho del portal.
 
MÁS NOTICIAS
Generacionales / Sociedad  
Las “pandillas” existen hasta que los jóvenes sienten hastío y necesidad de respeto, según estudio
Periódico Digital PIEB • 17-06-2013 pandillas Pachaguaya Periódico Digital PIEBComo en todo ciclo vital, las denominadas “pandillas” nacen, se consolidan y entran en un proceso de decadencia, dice el antropólogo Pedro Pachaguaya, quien ha estudiado a estos grupos juveniles en la zona de Cotahuma de la ciudad de La Paz, donde los adolescentes, hombres y mujeres, llegan a un momento de hastío de su actividad y sienten necesidad de respeto como adultos.

La investigación cualitativa realizada por Pachaguaya muestra a niños y adolescentes que tienen un origen que no necesariamente es una familia violenta o con problemas, en general la familia de los menores se caracteriza por ser de padres trabajadores, aunque desarrollan su vida en un contexto en el que “el alcohol y las fiestas son infaltables en zonas populares”, lo que genera presión social para que las familias sean parte de estas dinámicas folclóricas.

Pero a la vez son estas dinámicas barriales las que atraen a los jóvenes con más fuerza que la perspectiva de continuar en su pequeño grupo con fines de ocio. A medida que avanzan en edad, los jóvenes sienten la necesidad de ser respetados como adultos y el hastío por una actividad que perciben sin rumbo. Entonces comienzan a integrar otros espacios donde son aceptados y pueden practicar también actividades de ocio, como integrar los “grupos establecidos y reconocidos en el barrio”, es decir las fraternidades folclóricas dedicadas a danzas juveniles (caporales). Aunque esta integración todavía sucede en medio de alto consumo de alcohol, esta vez se hace al lado de adultos que no reparan en la minoría de edad de los jóvenes sino que los acogen.

La necesidad de “formalizar” con una pareja también arranca a los jóvenes de los grupos juveniles, así como la presión social para “sentar cabeza” porque “ya no somos changos”, acompañada de otro tipo de aspiraciones como la de formar un negocio, una familia o una actividad que reporte su propio sustento.

El trabajo de campo desarrollado en Cotahuma identificó unos 36 grupos juveniles con diversos intereses, desde el baile, el deporte y las fiestas, hasta las bebidas alcohólicas, las drogas y los robos menores. Los miembros, hombres y mujeres, de los grupos juveniles oscilan entre los 14 y 20 años de edad, que es cuando comienzan a buscar otras perspectivas para su vida. La mayoría de los grupos no tienen inclinaciones hacia actividades vinculadas a la delincuencia o la violencia, y en esos grupos tampoco el liderazgo es un componente central.

Pero en los grupos en los que se practica la violencia, los adolescentes viven un periodo de luchas internas por liderazgo, demostraciones de hombría o masculinidad, machismo exacerbado hacia las mujeres (incluso con casos de violación sexual naturalizada), consumo de alcohol y drogas. Pachaguaya aclara que, sin embargo, son las mismas prácticas que suceden en la sociedad paceña y adulta, aunque un contexto en el que no existe alto tráfico de armas y narcotráfico a gran escala evita que los grupos se conviertan en similares a los que hay en Centroamérica o Argentina.

Referencias bibliográficas:

Mollericona, Juan Yhonny. Las pandillas y su vinculación con el crimen organizado transnacional. En: Revista Estudios Fronterizos: Bolivia. Vol.2 N°2. 2012.

Guaygua, German (et.al.). Ser joven en El Alto: rupturas y continuidades en la tradición cultural. PIEB. La Paz. 2000.


© Los artículos difundidos por el Periódico Digital PIEB
pueden ser reproducidos total o parcialmente, citando la fuente.




 
EN PORTADA
Agro •  Campesinos tienen celulares, pero les falta transporte para llegar al mercado
Agro  •  Investigador dice que el minifundio dejó de interesar a investigadores y técnicos
Investigación  •  Emociones y palabras de alto contenido, en la ceremonia del Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanas
Sociedad  •  Desigualdad: La actividad extractiva puede socavar el desarrollo de sectores empobrecidos
Historia  •  Quirquincha y Uturunku: presencia incierta en la fundación de La Paz
Publicaciones  •  Estampas nacionales, a propósito de "Incertidumbres tácticas"
Generacionales •  El mundo tiene más jóvenes que nunca, y los gobiernos están frente al desafío de atenderlos
Investigación •  Expertos destacan estudios sobre transformaciones en Santa Cruz
Sociedad •  Índice estima 23.300 personas sometidas a esclavitud moderna en Bolivia
Sociedad •  Retardación de justicia: Juzgados aumentan en 33%, causas penales en 42%
Economía •  Investigador destaca cuatro resultados del sistema microfinanciero en el país
Universidades •  Lanzan el jueves la Feria Nacional Universitaria de Investigación,Ciencia y Tecnología “Buenas i+deas”
Investigadores •  Proyecto sobre monitoreo de Lomas de Arena participa en concurso universitario
Instituciones •  Jatupeando entrega reconocimiento al PIEB por sus 20 años de labor


 
© Periódico Digital de Investigación sobre Bolivia
Nº de Depósito Legal 4-3-75-12
ISSN 2304-5221
Av. Arce 2799, esq. Calle Cordero, Ed. Fortaleza · Piso 6 · Oficina 601. Teléfonos: 2432582 - 2431866 · Fax 2435235