DESTACAMOS >>> 
  • Esta semana, descargue estudios de la convocatoria Racismo, discriminación y relaciones socioculturales en Bolivia
  • El Periódico Digital del PIEB forma parte de la nómina mundial del Observatorio de Nuevos Medios digitales
  • El PD_PIEB pone en línea el reportaje Esterilizaciones en adolescentes en Bolivia
  • Esta semana, descargue estudios de la convocatoria Racismo, discriminación y relaciones socioculturales en Bolivia
  • El Periódico Digital del PIEB forma parte de la nómina mundial del Observatorio de Nuevos Medios digitales
  • El PD_PIEB pone en línea el reportaje Esterilizaciones en adolescentes en Bolivia
 
MÁS NOTICIAS
 /   
La aceptación de la cañahua hace pensar a los productores en el crecimiento
Periódico Digital PIEB • 10-09-2007 align="justify" La cañahua tiene amplia aceptación en la Cadena Global de Mercancías (CGM), por lo que la mayoría de las empresas que producen la planta tienen entre sus planes sacar nuevos productos en base a ella. De hecho, el 93 por ciento de las empresas afirman que ampliarán su producción el próximo año al menos en 30 por ciento, dice Claudia Carola Montaño, parte del equipo del proyecto de investigación Mejoramiento de la competitividad de producción agrícola, transformación y comercialización para la cadena productiva de la cañahua.

Algunos de los hallazgos de este trabajo fueron publicados en el número 27 de la Revista Búsqueda, editada por el Instituto de Estudios Sociales y Económicos de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), Facultad de Ciencias Económicas. Y entre otros aspectos, destaca la puerta abierta que deja este trabajo para “complementar el análisis del tema con elementos culturales, con miras a entender la lógica campesina de los productores de cañahua en la zona Andina”.

La cañahua es una planta nativa de los Andes, propia de la altiplanicie andina, originaria de los Andes del Sur y de Bolivia. Fue domesticada por los pobladores de la cultura Tihuanacota, asentados en la meseta del Collao. Se distribuye en las regiones semiáridas más altas de los Andes Centrales en Perú y Bolivia. Se extiende desde el Perú (Huaraz) hasta Cochabamba en Bolivia. El área de mayor concentración de campos cultivados con esta especie se sitúa en el departamento de Puno, Perú. En Bolivia se cultiva en el departamento de La Paz, en el área de Pacajes, las zonas altas de Omasuyos en Oruro; en la zona de los Chipayas; y en Cochabamba, alrededor de Independencia y Tapacarí.

La investigación sobre la planta –llevada adelante por el Centro Universitario AGRUCO (Agroecología Universidad de Cochabamba), bajo la dirección de Freddy Delgado Burgoa y la participación de Domingo Torrico, Nelson Tapia y Claudia Carola Montaño, del Instituto de Estudios Sociales y Económicos (IESE)– analiza su rol en el escenario de la CGM, que es una red de generación de valor, de actividades de producción, comercio y servicios internacionales, que van desde la extracción de materia prima al producto final.

El trabajo fue apoyado por la Cooperación Sueca (ASDI-SAREC) y la Dirección de Investigación Científica y Tecnológica (DICYT) de la UMSS, con el objetivo de revalorizar y difundir en Cochabamba el consumo del grano andino caracterizado por sus propiedades nutritivas.

La cadena de la cañahua
En ese marco, la cadena de la cañahua se estructura por cuatro segmentos. A saber: segmento de producción, segmento de transformación, segmento de comercialización y segmento de consumo.

Y en todos ellos “se utiliza la mano de obra intensivamente, en muchos casos a cargo de los propios productores, acopiadores, vendedores, ya sean capacitados o no, para encarar los diferentes procesos en cada segmento de la cadena de la cañahua”, sostiene Montaño. Ergo: la cadena productiva de la planta sigue un proceso altamente tradicional, lo que se traduce en altos niveles de pérdida y escasa orientación a mercados externos, explica la economista.

Aún así, el último eslabón de la cadena de la cañahua es el de consumo, el que está compuesto por consumidores locales –rurales y urbanos, nacionales e internacionales.

Por otro lado, esta cadena está orientada por la oferta, dado que los niveles de producción de las empresas dependen de los volúmenes que son ofertados por los acopiadores, quienes, a su vez, están subordinados a los volúmenes que los productores están dispuestos a vender.

Ello implica que, a diferencia de la mayoría de las cadenas, “el control de la producción no es ejercido por las empresas transformadoras de cañahua, ya que no son ellas quienes determinan la cantidad de producción que se procesará y trasladará al mercado para su posterior consumo en función a su planificación de ventas”. Dicho así, es posible afirmar que los productores son la estructura de poder y control, señala Montaño.

Estos productores son optimistas, según da cuenta el estudio, pues sostienen que el 63 por ciento de las empresas tienen como objetivo sacar adelante nuevos productos en base a cañahua por su buena aceptación en el mercado.

Potencialidad económica
Los productos naturales de alto valor nutritivo, como la cañahua y la quinua, tienen mercado más allá de las fronteras. El Instituto Nacional de Biocomercio (INB) dice que el llamado grano de oro (la quinua) está entre los 50 principales productos naturales renovables exportados por Bolivia.

Buenas noticias para los productores, quienes en su mayoría son –como lo muestra la investigación que nos ocupa– miembros de comunidades indígenas y campesinas, pieza fundamental de las redes de producción, comercialización y exportación; redes conformadas por productores, intermediarios y empresarios.

El INB sostiene que entre los productos renovables con potencialidades de comercialización sostenible están la cañahua, amaranto, fibra de vicuña y maca en Oruro; la castaña y la tara en la región de Pando; el pacú, capibara, asaí, lagarto y la vainilla en Beni; maní, cusi, achachairú, ocoró, cupesí, garabata y majo en Santa Cruz; uña de gato, flores ornamentales, peces ornamentales y ajíes en Cochabamba; tuna en Potosí; y la goma, miel de abejas nativas, jatata, cacao, incienso y mariposas en La Paz.

Para contactar a Claudia Carola Montaño: cmontano@iese.umss.edu.bo.


© Los artículos difundidos por el Periódico Digital PIEB
pueden ser reproducidos total o parcialmente, citando la fuente.




 
EN PORTADA
Medio Ambiente  •  Un libro presenta recetas de cocina con productos del bosque amazónico
Sociedad  •  Investigadora: Las políticas aplicadas a la primera infancia en El Alto son insuficientes
Sociedad  •  Bolivia tiene el más alto porcentaje de prevalencia de subalimentación
Instituciones •  Monitoreo detecta aspectos flexibles en selección de candidatos al órgano judicial
Sociedad •  Católicos opinan sobre once causales para que una mujer opte por el aborto
Medio Ambiente •  Gran Chaco boliviano: 930 hectáreas de bosque por día se perdieron entre enero y mayo
Generacionales •  Más de 970 mil niños y niñas están en riesgo de perder el cuidado familiar y parental
Seguridad alimentaria •  El Alto: 84,4% se alimentó en los agachados entre 1 y 3 veces en una semana
Sociedad •  IV Foro Andino Amazónico compartirá experiencias de defensa del territorio


 
© Periódico Digital de Investigación sobre Bolivia
Nº de Depósito Legal 4-3-75-12
ISSN 2304-5221
Av. Arce 2799, esq. Calle Cordero, Ed. Fortaleza · Piso 6 · Oficina 601. Teléfonos: 2432582 - 2431866 · Fax 2435235