DESTACAMOS >>> 
  • El PIEB inició un recorrido por su historia que en breve habrá cobrado 20 años, e invita a participar de él a través de la ventana especial en el lateral derecho del portal.
  • El PIEB inició un recorrido por su historia que en breve habrá cobrado 20 años, e invita a participar de él a través de la ventana especial en el lateral derecho del portal.
 
MÁS NOTICIAS
 / Sociología  
Las jóvenes trabajadoras del hogar aspiran a salir de ese gremio, según investigación de la U-PIEB
Periódico Digital PIEB • 04-03-2008 La joven generación de las trabajadoras del hogar de La Paz pone esperanzas en que su actividad laboral sea algo pasajero y se convierta en un soporte económico momentáneo para alcanzar a futuro sus aspiraciones de estudio y desempeño laboral en otros rubros. Ése es uno de los resultados de la investigación de Elizabeth Pardo Venegas “Jóvenes aymaras, trabajadoras del hogar asalariadas en la ciudad de La Paz”, que se realizó en el marco del convenio entre la Universidad para la Investigación Estratégica en Bolivia (U-PIEB) y el Instituto Brasileño de Análisis Sociales y Económicas (IBase).

El estudio se desarrolló el año pasado y los resultados están próximos a ser publicados en la serie Cuadernos de Investigación auspiciados por la U-PIEB e IBase. Las investigaciones impulsadas por ambas instituciones tenían el objetivo de identificar las problemáticas y demandas de los grupos de jóvenes para contrastarlas con las políticas públicas necesarias para su atención.

Junto a otros tres trabajos sobre los jóvenes de El Alto, la investigación publicada será presentada por la U-PIEB el próximo 12 de marzo en la Academia Nacional de Ciencias, a las 19.00; y el 14 de marzo en la Honorable Consejo de la Universidad Pública de El Alto (UPEA), a las 18.00.

En su indagación, Elizabeth Pardo se contactó con los sindicatos de San Pedro, Max Paredes, Sopocachi y la zona Sur para llegar a las asalariadas de 18 a 29 años de edad, y las dirigentes de la Federación Nacional de Trabajadoras del Hogar de Bolivia (Fenatrahob).

Las políticas públicas enfocadas hacia este gremio se cumplen con dificultades, aunque ahora se perciben como parte de los movimientos sociales que merecen las atenciones del gobierno del presidente Evo Morales. En esa línea de acción hacia ellas, las autoridades están impulsando su capacitación a través de convenios con las universidades, el Ministerio de Trabajo les extenderá un certificado para acreditar su calidad de técnicas en su oficio y aplicará programas en las agencias de empleos para beneficiarlas.

La problemática de las trabajadoras del hogar no es homogénea. Pardo afirma que su situación y expectativas varían de acuerdo a los grupos etáreos: mientras las jóvenes no asignan importancia a organizarse en el sindicato y ponen su esperanza en salir del sector, las adultas son más activas sindicalmente y no ven con perspectivas alentadoras abandonar sus fuentes laborales.

La investigadora resume así su percepción respecto de las jóvenes trabajadoras del hogar: “La mayoría de ellas está en un gremio al que no quieren pertenecer”. La investigación demostró que, a pesar de sus anhelos, ellas no alcanzan su objetivo de salir de esa actividad y van postergando sus planes de estudio año tras año.

Aunque la fuerza del sindicato ha demostrado su efectividad, Pardo dice que “es mínima” la cantidad de las mujeres que se agremian entorno a esa organización. Por lo demás el sindicato es la instancia donde “puedes ir a quejarte los domingos y una especie de garantía que puedes utilizar cada que lo necesites”.

Con todo, Pardo comenta que a pesar de ser un trabajo que les desagrada, ellas tienen ciertas “ventajas” en comparación con los varones de similares capacidades y formación porque consiguen trabajo más rápido y no están expuestas a los “peligros de afuera” de la casa.

Las mujeres consultadas también expresaron que conocen sus derechos y en esa medida se cumplen los beneficios asignados por la Ley de la Trabajadora del Hogar, como la vacación pagada. Sin embargo todavía está trunco el acceso a la seguridad social y a otros beneficios laborales.

Elizabeth Pardo, de profesión auditora, explica que trabajó con grupos focales y advierte que su comunicación con los sujetos investigados fue estrictamente horizontal, tanto en el lenguaje manejado como en su intercambio de conocimientos. De otra forma, dice, no habría conseguido información y la investigación habría demorado más tiempo.

© Los artículos difundidos por el Periódico Digital PIEB
pueden ser reproducidos total o parcialmente, citando la fuente.




 
EN PORTADA
 •  Los roles de género cambian en el área rural de Bolivia, dice informe
 •  Investigación en producción de papa en Chuquisaca muestra sus frutos
 •  Cuatro instituciones de Tarija reconocen los aportes del PIEB
 •  La población identifica cuatro “sistemas médicos” para enfrentar las enfermedades
 •  Tarija tiene un canal de difusión de las ciencias sociales en “Pensar el Sur desde el Sur”
 •  El Domingo de Gloria también se celebra con patak pollera en La Paz
 •  La trata y tráfico de personas tiene una norma ambiciosa pero poco eficaz en los hechos
 •  Laboratorio de la UMSA trabaja con células madre para curar úlceras de escara
 •  En una megaciudad se tarda hasta hora y media para ir a un lugar de ida y vuelta
 •  Bolivia marca exiguos índices en desarrollo de las TIC y disminución de su brecha digital
 •  Santa Cruz: Investigan uso de redes sociales como satisfactores de necesidades entre los jóvenes
 •  Tarija en cifras: En una década hay más autos, más casas y más cuentas bancarias


 
© Periódico Digital de Investigación sobre Bolivia
Nº de Depósito Legal 4-3-75-12
ISSN 2304-5221
Av. Arce 2799, esq. Calle Cordero, Ed. Fortaleza · Piso 6 · Oficina 601. Teléfonos: 2432582 - 2431866 · Fax 2435235