DESTACAMOS >>> 
  • El PIEB inició un recorrido por su historia que en breve habrá cobrado 20 años, e invita a participar de él a través de la ventana especial en el lateral derecho del portal.
  • El PIEB inició un recorrido por su historia que en breve habrá cobrado 20 años, e invita a participar de él a través de la ventana especial en el lateral derecho del portal.
 
MÁS NOTICIAS
 / Sociología  
La inclusión y la participación podrían viabilizar el diálogo
Periódico Digital PIEB • 15-09-2008 align="justify" El diálogo y el consenso son centrales en la práctica de los mecanismos de resolución de conflictos de los pueblos indígenas, tanto en las tierras altas como en las tierras bajas de Bolivia. A lo largo de la historia, estas prácticas han preservado la armonía en los pueblos originarios y son herramientas de las que el país podría valerse para salir del momento actual, sostienen investigadores.

Según Marcelo Fernández Osco, la participación, que es fundamental en la zona andina, marcaría una notable diferencia en los momentos actuales, cuando la conflictividad se focaliza fundamentalmente en dos actores: Gobierno y autoridades de los departamentos de la llamada “media luna”. Si, por el contrario, se abre espacio a la triada Estado - organizaciones cívicas y sociales - pueblos indígenas, en una mesa de diálogo, se podría empujar al país a una salida consensuada y sobre todo pacífica, dice.

Ahora que se empiezan a abrir las puertas del diálogo en el escenario nacional, a partir del acercamiento entre el Gobierno y el Consejo Nacional Democrático (Conalde), “campesinos, indígenas y sus organizaciones estructuradas debieran estar incluidos en el proceso, porque son partes interesadas en los temas que están en juego. Es lo que hace un Mallku: Convoca a todos los estantes y actuantes en el problema y los escucha. Ahora al Gobierno le corresponde escuchar y después resolver”, dice Fernández, uno de los autores de Modos originarios de resolución de conflictos en pueblos indígenas de Bolivia (PIEB, UNIR. 2007).

Actualmente la crisis se ha estado debatiendo en los términos clásicos de oposición: blanco o negro. “Esa posición no sirve para negociar, no es precisamente un modelo de resolución de conflicto. Aprendiendo de los pueblos indígenas, habría que procurar salir de ese esquema y entrar otro en el que ambos oponentes se reconocen sus potencialidades; un esquema en el que ninguno es ‘el otro’, sino que es parte de nosotros mismos”.

Así también pasa en los pueblos de tierras bajas, por ejemplo en el pueblo guarayo, donde los conflictos se resuelven a través de un diálogo basado en principios, normas, valores, símbolos y rituales propios. Allí, según la investigación de Elba Flores, contenida en el libro mencionado líneas arriba, los consensos no sólo se buscan a nivel interno, sino con la participación de los diversos actores sociales y del Estado.

Movimientos sociales
Mirando a las prácticas ancestrales de los pueblos indígenas hay un importante componente que está ausente en estos momentos, según Vincent Nicolas, coautor con Fernández y Flores de Modos originarios de resolución de conflictos, y es el involucramiento de los movimientos sociales. Un involucramiento que “obligue” a las partes en conflicto a ponerse de acuerdo.

“Yo veo que los movimientos sociales siempre presionan para que sus dirigentes y el Gobierno cumpla con sus demandas. Pero no hay una presión hacia el consenso, una presión que obligue a unos y a otros a sentarse y dialogar. Eso es lo que se hace cuando hay conflicto en las comunidades, los ayllus presionan para que se dé el diálogo y la reconciliación, porque están en juego más que los intereses personales”.

De esta vivencia –que es ancestral–, hay que rescatar también el respeto, credibilidad y sabiduría que se le asigna a la primera autoridad comunal. “En el plano nacional nos falta confianza en nuestros líderes, tenemos miedo de encomendarles un mandato porque pensamos que nos pueden traicionar en cualquier proceso de negociación”, dice Nicolas.

En el pueblo indígena guarayo, si bien deben primar los intereses colectivos, se sobreponen los intereses personales. Y lo que se busca con la resolución de conflictos es que se mantenga la armonía comunal, que se recupere al “hermano”, de manera de que quien gane sea la comunidad, es decir, los intereses colectivos. En ese sentido, aplica el reconocimiento de la diversidad cultural y las diferencias, que son encaminadas hacia la aceptación y respeto del modo de ser del otro.

Ahora bien, sea en las tierras bajas o en las tierras altas, en el plano nacional o en el regional, si hay un tema urgente es el de la violencia, afirma Marcelo Fernández. “¡Cuándo hay que aprender del ayllu! Allí la violencia no se da porque la vida es absolutamente importante y afecta a todos; la vida articula relaciones sociales, políticas, pero sobre todo cosmológicas y se entiende que esto tiene repercusiones en la sociedad”.

© Los artículos difundidos por el Periódico Digital PIEB
pueden ser reproducidos total o parcialmente, citando la fuente.




 
EN PORTADA
 •  Los roles de género cambian en el área rural de Bolivia, dice informe
 •  Cuatro instituciones de Tarija reconocen los aportes del PIEB
 •  Investigación en producción de papa en Chuquisaca muestra sus frutos
 •  La población identifica cuatro “sistemas médicos” para enfrentar las enfermedades
 •  Tarija tiene un canal de difusión de las ciencias sociales en “Pensar el Sur desde el Sur”
 •  El Domingo de Gloria también se celebra con patak pollera en La Paz
 •  La trata y tráfico de personas tiene una norma ambiciosa pero poco eficaz en los hechos
 •  Laboratorio de la UMSA trabaja con células madre para curar úlceras de escara
 •  En una megaciudad se tarda hasta hora y media para ir a un lugar de ida y vuelta
 •  Bolivia marca exiguos índices en desarrollo de las TIC y disminución de su brecha digital
 •  Santa Cruz: Investigan uso de redes sociales como satisfactores de necesidades entre los jóvenes
 •  Tarija en cifras: En una década hay más autos, más casas y más cuentas bancarias


 
© Periódico Digital de Investigación sobre Bolivia
Nº de Depósito Legal 4-3-75-12
ISSN 2304-5221
Av. Arce 2799, esq. Calle Cordero, Ed. Fortaleza · Piso 6 · Oficina 601. Teléfonos: 2432582 - 2431866 · Fax 2435235