DESTACAMOS >>> 
  • El PIEB inició un recorrido por su historia que en breve habrá cobrado 20 años, e invita a participar de él a través de la ventana especial en el lateral derecho del portal.
  • El PIEB inició un recorrido por su historia que en breve habrá cobrado 20 años, e invita a participar de él a través de la ventana especial en el lateral derecho del portal.
 
MÁS NOTICIAS
Medio Ambiente / Cambio Climático  
Tres comunidades de Tapacarí determinan cultivos en base a indicadores bioclimáticos
Periódico Digital PIEB • 17-02-2012 La determinación del cultivo de papa en tres comunidades del municipio de Tapacarí del departamento de Cochabamba aún se basa en la observación de las estrellas, los animales, las plantas y los indicadores bioclimáticos y atmosféricos para prevenir o adaptarse a la variabilidad o cambio climático, según revela un estudio de la carrera de Agroecología de la Universidad Cochabamba (AGRUCO).

El estudio “Análisis de las lecciones aprendidas sobre la adaptación de prácticas y estrategias locales al cambio climático relacionadas al cultivo de la papa (Solanum spp.) en el municipio de Tapacarí del departamento de Cochabamba” fue presentado en el coloquio “Agua y seguridad alimentaria: elementos de adaptación al cambio climático” fue realizado en el marco de la convocatoria del Programa de Investigación Estratégica en Bolivia (PIEB) con el apoyo de la Embajada Real de Dinamarca.

Los bioindicadores permitieron a los habitantes de las comunidades de Esquillani, Ovejuyo y Chivimarca del municipio de Tapacarí decidir sobre el periodo de siembra adelantada, intermedia o tardía; sobre el piso ecológico preferencial para la siembra y qué tipo de especies o variedades de semillas deberá sembrarse. De este modo relacionan la predicción climática con el manejo de la gestión del riesgo frente al cambio climático.

El coordinador del estudio, el agrónomo Nelson Tapia señaló que el propósito principal del trabajo fue revalorizar las sabidurías y tecnologías ancestrales campesinas que manejan las comunidades en relación a la interpretación de los bioindicadores para predecir el tiempo. Junto a él investigaron Miguel Chirveches, Angélica Machaca y Domingo Torrico.

“Históricamente las comunidades han usado algunos indicadores para predecir en tiempos muy cortos el ciclo agrícola, qué cosecha o qué cultivo va ser bueno en un determinado periodo agrícola”, señaló el investigador.

La observación de los animales pudo determinar a los agricultores el anuncio a mediano y largo plazo de precipitaciones anuales que determinan el año agrícola. Por ejemplo, si entre febrero y marzo aparece el sapo con llagas, indica granizada para lo cual se debe diversificar la siembra en diferentes pisos altitudinales.

Las investigaciones científicas han demostrado que las plantas reaccionan constantemente a los cambios climáticos relacionados a la presión atmosférica, temperatura, lluvias y vientos. Estas reacciones o reflejos han perpetuado las especies a través de los siglos y permitieron a las comunidades de Tapacarí realizar predicciones a largo plazo abarcando un ciclo agrícola.

La planta “Ulala” entre septiembre a octubre, debe florecer bien para una buena producción de papa. Sí la planta “Jot´a” tiene poca floración entre septiembre a octubre significa que la siembra se retrasará.

La luna y las estrellas se constituyen en indicadores astronómicos. Mientras la luna prevé cambios climáticos de corto plazo como la presencia de lluvias cercanas y vientos, incluso la precipitación pluvial en el lapso de un mes, las estrellas permiten presagiar características de los ciclos agrícolas como la producción, presencia de lluvias en un año, adelanto o retraso de la llegada de los fríos, lo que incidirá directamente en las decisiones respecto a siembras tempranas, intermedias o tardías de papa, influyendo incluso en la determinación de la cantidad de superficie de siembra y la selección de variedades de papa que se adapten al ciclo agrícola pronosticado.

Un ejemplo es que si el 24 de Junio, las estrellas se presentan con mucha intensidad en brillo y de gran tamaño será un buen año de lluvias y se debe sembrar la papa en la superficie. En cambio si se presentan con baja intensidad en brillo y con tamaños pequeños será mal año y se debe sembrar en menor cantidad en la superficie y escoger variedades de papa resistentes a sequías.

Contacto: nelsontapia@agruco.org

© Los artículos difundidos por el Periódico Digital PIEB
pueden ser reproducidos total o parcialmente, citando la fuente.




 
EN PORTADA
Investigación •  Emociones y palabras de alto contenido desbordaron la ceremonia del Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanas
Investigación  •  Expertos destacan estudios sobre transformaciones en Santa Cruz
Generacionales  •  El mundo tiene más jóvenes que nunca, y los gobiernos están frente al desafío de atenderlos
Sociedad  •  Índice estima 23.300 personas sometidas a esclavitud moderna en Bolivia
Publicaciones  •  Estampas nacionales, a propósito de "Incertidumbres tácticas"
Instituciones  •  Jatupeando entrega reconocimiento al PIEB por sus 20 años de labor
Medio Ambiente •  Expertos hablan de tres tareas para paliar el impacto del clima en los cultivos
Investigación •  Julia Mamani: “La ciudadanía está apropiándose de las redes para gestionar movilizaciones”
Sociedad •  Retardación de justicia: Juzgados aumentan en 33%, causas penales en 42%
Economía •  Investigador destaca cuatro resultados del sistema microfinanciero en el país
Urbes •  El alquiler puede ser la alternativa a la deficiencia habitacional cuanti y cualitativa
Investigadores •  Proyecto sobre monitoreo de Lomas de Arena participa en concurso universitario


 
© Periódico Digital de Investigación sobre Bolivia
Nº de Depósito Legal 4-3-75-12
ISSN 2304-5221
Av. Arce 2799, esq. Calle Cordero, Ed. Fortaleza · Piso 6 · Oficina 601. Teléfonos: 2432582 - 2431866 · Fax 2435235