DESTACAMOS >>> 
  • Nueva publicación de la UPIEB: “Pautas metodológicas para investigar en ciencias sociales y humanas”.
  • "Bolivia, su historia" en el número 37 de la revista boliviana de ciencias sociales Tinkazos, de próxima publicación.
  • Nueva publicación de la UPIEB: “Pautas metodológicas para investigar en ciencias sociales y humanas”.
  • "Bolivia, su historia" en el número 37 de la revista boliviana de ciencias sociales Tinkazos, de próxima publicación.
 
MÁS NOTICIAS
Sociedad / Salud  
Demasiada fructosa perjudica la memoria y la capacidad de aprendizaje
Periódico Digital PIEB • 27-06-2012 Tomado de: noticiasdelaciencia.com

Un consumo excesivo de fructosa, un azúcar relativamente común en refrescos, ralentiza el funcionamiento del cerebro en algunos aspectos, con el resultado de que la memoria y la capacidad de aprendizaje se debilitan.

La fructosa está presente de forma natural en la fruta (de ahí su nombre) pero en cantidades demasiado bajas para ocasionar problemas por más fruta que una persona sea capaz de comer en un día. Sin embargo, en algunos refrescos la fructosa está presente en altas concentraciones, y un consumo excesivo de tales refrescos, como el que es común en un sector de la población en países como por ejemplo Estados Unidos, sí es capaz de transferir al organismo grandes cantidades de fructosa, capaces de ejercer efectos nocivos en la salud.

Un nuevo estudio realizado con ratas por expertos de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), es el primero en mostrar cómo una dieta rica en fructosa causa los efectos citados, y también cómo los ácidos grasos omega-3 pueden contrarrestar esta alteración.

"Lo descubierto muestra que lo que uno come afecta al modo en que piensa", reflexiona agudamente Fernando Gómez Pinilla, profesor de neurocirugía así como de fisiología y biología integrativa.

Aunque ya se conocía cómo la fructosa puede ejercer efectos nocivos en el cuerpo mediante el papel que la sustancia desempeña en trastornos como la diabetes, el hígado graso y la obesidad, este estudio es el primero en descubrir cómo ese edulcorante influye en el cerebro.

El equipo de la UCLA se centró en el jarabe de maíz rico en fructosa, un líquido barato que endulza seis veces más que el azúcar de caña, y que en naciones como Estados Unidos es común que sea añadido a alimentos procesados como refrescos, condimentos, e incluso comida para bebés. El estadounidense promedio consume cada año más de 18 kilogramos (40 libras) de jarabe de maíz rico en fructosa, según el Departamento de Agricultura de ese país.

Gómez Pinilla y Rahul Agrawal estudiaron dos grupos de ratas a las que se les dio a consumir una solución de fructosa a modo de agua para beber, durante seis semanas. Las ratas del segundo grupo además recibieron ácidos grasos omega-3, que protegen de daños a las sinapsis. Éstas son las conexiones químicas entre las neuronas que hacen posible la memoria y el aprendizaje.

Al principio, los animales fueron alimentados con una dieta normal y entrenados en un laberinto dos veces al día durante cinco días, antes de comenzar la dieta experimental. El equipo de la UCLA evaluó la capacidad de las ratas para atravesar el laberinto, que contenía numerosos agujeros pero sólo una salida. Los científicos colocaron puntos de referencia visuales en el laberinto para ayudar a las ratas a aprender y recordar el camino.

Seis semanas después, los investigadores evaluaron la capacidad de las ratas para recordar el camino y escapar del laberinto. Lo que vieron les sorprendió.

El segundo grupo de ratas atravesó el laberinto mucho más rápidamente que las ratas que no recibieron ácidos grasos omega-3. Los animales privados de esos ácidos grasos fueron más lentos, y sus cerebros mostraron una disminución en la actividad sináptica. Sus neuronas tuvieron problemas para comunicarse entre sí, lo cual alteró la capacidad de las ratas para pensar con claridad y recordar el camino que habían aprendido seis semanas antes.

Estas ratas privadas de ácidos grasos omega-3 también desarrollaron síntomas de resistencia a la insulina, una hormona que controla el azúcar en la sangre y regula la función sináptica en el cerebro. Un examen más detallado del tejido cerebral de las ratas sugirió que la insulina había perdido mucha de su capacidad para influir sobre las células cerebrales.

© Los artículos difundidos por el Periódico Digital PIEB
pueden ser reproducidos total o parcialmente, citando la fuente.




 
EN PORTADA
Arqueología •  Investigadores tienden puentes entre arqueología y etnohistoria
Economía  •  Santa Cruz y La Paz crecen en más del 20% en cantidad de construcciones inmobiliarias
Sociedad  •  Bolivia logró el mayor tránsito de personas pobres a categoría de vulnerables
Sociedad  •  Las vendedoras de mercados permanecen en sus puestos 19 años en promedio
Historia  •  La historia de los indígenas chicheños en la Colonia, y su relación con los españoles
Generacionales  •  La juventud tiene poca presencia entre las autoridades electas de Chuquisaca
Convocatorias  •  “Nuestra historia desde miradas jóvenes” alienta a escribir sobre la cultura de paz
Investigación  •  La investigación llena el vacío de información local sobre el ejercicio de derechos
Género •  Falta de información facilita la construcción de mitos y prejuicios alrededor del aborto
Tecnología •  La información geográfica pública a libre disposición de investigadores y estudiosos
Conservación •  Las aves son indicadores de la salud de los ecosistemas y del planeta en general
Recursos Naturales •  Cochabamba: los regantes han sido desplazados por el cambio de uso de suelo
Educación •  Las pasantías ofertadas por institutos tienen dificultades en su aplicación


 
© Periódico Digital de Investigación sobre Bolivia
Nº de Depósito Legal 4-3-75-12
ISSN 2304-5221
Av. Arce 2799, esq. Calle Cordero, Ed. Fortaleza · Piso 6 · Oficina 601. Teléfonos: 2432582 - 2431866 · Fax 2435235