DESTACAMOS >>> 
  • El PIEB inició un recorrido por su historia que en breve habrá cobrado 20 años, e invita a participar de él a través de la ventana especial en el lateral derecho del portal.
  • El PIEB inició un recorrido por su historia que en breve habrá cobrado 20 años, e invita a participar de él a través de la ventana especial en el lateral derecho del portal.
 
MÁS NOTICIAS
 / Medio Ambiente  
Estudio busca conexiones entre migración y la conservación de la agrobiodiversidad
Periódico Digital PIEB • 07-12-2012 style="text-align: justify;" Un estudio de la investigadora italiana Giulia Maria Baldinelli busca establecer las conexiones entre la migración campo-ciudad y la conservación de la agrobiodiversidad en el altiplano norte de Bolivia, por considerar el conocimiento de estos vínculos de alta importancia para garantizar la seguridad y soberanía alimentaria, basada en la producción familiar.

Con el apoyo de la Fundación Promoción e Investigación de Productos Andinos (PROINPA), la investigadora y experta en geografía sustentable encara su trabajo en las comunidades de Cachilaya, de la provincia Los Andes; Coromara Media, de Omasuyos; y Huarina y Santiago de Okola, del municipio de Carabuco, a orillas del lago Titicaca del departamento de La Paz.

En entrevista con el Periódico Digital PIEB, Baldinelli señala que la conservación de la agrobiodiversidad de las variedades agrícolas locales nativas depende de muchos factores, pero que hasta la fecha se trabajó más en explicar aquellos ligados a razones climáticas y naturales, más que en los de origen antrópico como los fenómenos socioeconómicos.

Bandinelli afirma que dado el fuerte impacto de la migración campo-ciudad sobre el estilo de vida y las costumbres de las familias agrícolas de las áreas rurales, este fenómeno afecta a las comunidades de procedencia de los migrantes, sea de manera positiva o negativa.

"Los flujos migratorios no tienen solo consecuencias socioeconómicas sobre las comunidades rurales del altiplano -dijo--, sino que también afectan los hábitos de producción y consumo agrícolas, así como las actividades de conservación de la agrobiodiversidad, que ha sido practicada por los agricultores indígenas durante siglos".

La investigadora explica que, producto del trabajo de campo y la interacción con grupos focales de productores y productoras rurales, cuando se les pregunta qué afecta su decisión de sembrar o no una variedad determinada de cultivo en el año agrícola y/o cuáles son las dificultades que enfrentan, sus respuestas siempre están asociadas a factores climáticos. "Siempre van a decir es la helada, el cambio climático, el granizo".

En ese contexto, afirma que no existen muchos trabajos sobre los factores socioeconómicos y antropológicos que afectan las decisiones de los agricultores, y que es necesario determinar hasta qué punto van esas conexiones.

"Las conexiones entre la migración campo-ciudad y la conservación de la agrobiodiversidad en el altiplano norte de Bolivia resultan todavía desconocidas, y a pesar de que se reconozca ampliamente que la migración causa repercusiones significativas sobre la agricultura, no es claro qué forma pueden tomar, especialmente en relación a la conservación y al uso de la agrobiodiversidad", sostiene.

Según la doctorante de la Universidad de London de Inglaterra, en el altiplano norte encontró a los "campeones de la agrobiodiversidad" o también conocidos como los custodios de productos nativos, como el caso de una agricultora que cuenta en su parcela con 105 variedades de papas y que a la vez siembra quinua.

Para comprender a mayor profundidad el fenómeno migratorio relacionado a la conservación de la agrobiodiversidad, la investigadora plantea una diferenciación entre aquellos procesos permanentes, es decir, sin retorno, hasta aquellos temporales, que también afectan las decisiones de las familias y de sus cultivos.

"Esperaba encontrar una distinción neta entre estos dos tipos de migración, pero en todas las familias hay migrantes porque en las comunidades cerca de La Paz tienen una especie de doble vida; en los periodos muertos del calendario agrícola cuando no hay nada que hacer en campo se van a El Alto, La Paz o Los Yungas a cosechar coca y café, o trabajan en la ciudad un par de meses y luego regresan a sus comunidades con dinero, y en épocas de cosecha trabajan en el campo", afirma.

En cambio afirma que los residentes, con casa en sus comunidades pero residentes en las ciudades y sin trabajar sus parcelas, también afectan negativamente la conservación de las variedades nativas: "Ahí las con secuencias de la migración son mucho más fuertes porque dejan de sembrar las variedades nativas y solo mantienen dos especies porque no tienen tiempo, y porque no les interesa sembrar muchas variedades".

Sin embargo señala que los residentes son los que generalmente retornan a las comunidades de manera temporal con recursos económicos, auto, tractor y fertilizantes, pero también son aquellos que "tienen más ideas", por lo que ese fenómeno todavía no ha sido categorizado como positivo ni negativo.

Con el apoyo de PROINPA, Baldinelli trabaja en la identificación de los factores negativos y positivos de los procesos migratorios. A modo de hipótesis menciona como negativos a la despoblación de las comunidades campesinas, la pérdida de interés de una gran mayoría de agricultores por conservar las variedades de las especies nativas y la sustitución de variedades agrícolas nativas por otras consideradas de alto rendimiento y rentabilidad.

En abril del próximo año la investigadora, junto con un equipo de universitarios italianos, ingresará a las comunidades y se asentará en Santiago de Okolo, donde funciona una iniciativa de turismo comunitario. "El coordinador de la organización italiana de investigación (School of Oriental and African Studies)… aplicará una nueva metodología y profundizaremos el levantamiento de datos", dice.

© Los artículos difundidos por el Periódico Digital PIEB
pueden ser reproducidos total o parcialmente, citando la fuente.




 
EN PORTADA
Investigación •  Este miércoles se conocerá a los ganadores del Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanas
Instituciones  •  Académicos tienen un espacio para facilitar la discusión de la “Cuestión Agraria”
Cambio Climático  •  Unas 325 mil personas fueron afectadas por las inundaciones de principios de año
Sociedad  •  Cuatro estudios exploran la exclusión social y los esfuerzos para su reversión
Investigación  •  InvestigaSur reconoce aporte del PIEB a la investigación y al desarrollo de Chuquisaca
Historia  •  Intelectuales destacan aporte de Josep Barnadas a la historia colonial de Bolivia
Investigación  •  Los costos recuperables están formados principalmente por “amortización de inversiones”
Investigación •  Según estudio, el periodismo digital está en desarrollo en Bolivia
Instituciones •  “El Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanas contribuye a consolidar una cultura de producción propia de conocimientos”
Ciencia •  La Academia de Ciencias de Bolivia celebra 54 años y se fortalece para seguir contribuyendo al país
Ciencia •  Bolivia tiene el más alto número de mujeres científicas en la región
Población •  Lo que tenemos es una enorme vulneración de derechos en las ciudades, dice estudio
Agro •  Sólo un 25% de los suelos en América Latina son fértiles de manera natural
Economía •  Investigador advierte sobre la “tentación” de la exportación primaria
Economía •  CEDLA dice que los salarios de algunos trabajadores no cubrían la canasta básica familiar en 2012
Investigación •  La Web del CIHA, un espacio para seguir reflexionando las tierras bajas de Bolivia
Antropología •  El acto de alimentarse tiene una dimensión sociocultural, recuerdan antropólogas
Economía •  Santa Cruz exportó más de 18 mil millones de dólares en una década


 
© Periódico Digital de Investigación sobre Bolivia
Nº de Depósito Legal 4-3-75-12
ISSN 2304-5221
Av. Arce 2799, esq. Calle Cordero, Ed. Fortaleza · Piso 6 · Oficina 601. Teléfonos: 2432582 - 2431866 · Fax 2435235